Crítica 'capitán Kóblic'

Darín ante el peligro

Capitán Kóblic

Thriller, Argentina-España, 2016, 93 min. Dirección: Sebastián Borensztein. Guion: Sebastián Borensztein, Alejandro Ocón. Fotografía: Rodrigo Pulpeiro. Música: Federico Jusid. Intérpretes: Ricardo Darín, Inma Cuesta, Óscar Martínez.

El cine argentino sigue hurgando en su historia reciente como matriz trágica para dar forma a nuevas ficciones que coquetean con el género como molde narrativo para alcanzar a públicos amplios. Capitán Kóblic cuenta además con la magnética presencia de Ricardo Darín y se reviste de las hechuras de un western horizontal para dar cuerpo a otra de esas historias marginales sobre los desaparecidos durante la dictadura militar en los años 70.

Nuestro protagonista, un piloto del ejército envuelto en los fatídicos vuelos de la muerte que dieron con miles de represaliados en el océano, se refugia en un pequeño poblado en mitad de la nada donde intentará rehacer su vida en el anonimato huyendo precisamente de los militares a los que plantó cara ante las atrocidades cometidas.

Situado en este paisaje mítico, Darín-Kóblic se mueve como una figura moral poderosa (aunque algo desdibujada en sus contradicciones) en la que se anudan la (mala) conciencia del pasado y una actitud propia del (anti)héroe solitario contra los elementos de la reacción y la extorsión (el comisario corrupto que interpreta Óscar Martínez) que lo ponen una y otra vez contra las cuerdas. De por medio, una historia de amor algo forzada será el elemento catalizador para que se precipiten los acontecimientos y para que el microcosmos del poblado se revele como trasunto de la sociedad argentina en su periodo más oscuro.

Sebastián Borensztein (Un cuento chino) ensancha el plano, toma vuelo buscando resonancias estilizadas y propone un tempo de duelo sostenido salpicado por brotes de violencia, buscando una tensión creciente pero escondiendo algunas cartas en la manga propias de guionista trilero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios