Diversión garantizada para despedir el año

  • Salir de bares por la ciudad, viajar al extranjero o pasar unos días en familia en una casa rural son las opciones más comunes para disfrutar de la Nochevieja

Cuando apenas quedan unos días para dar la bienvenida a 2008 son muchos los que ya tienen organizada la forma en la que despedirán 2007. Desde los más clásicos como el cotillón de discoteca o las fiestas privadas, bien en casa o en algún local alquilado, hasta los que prefieren abandonar la ciudad y se deciden por las estancias en casa rurales o viajes al extranjero -estas dos últimas opciones alargan en varios días el fin de año-, y es que son múltiples las formas de divertirse en el último día del año.

A pesar de tratarse de una fiesta tradicional, empresarios de bares de copas, agencias de viajes y usuarios confirman que la celebración de la Nochevieja ha variado y evolucionado en la última década de forma notable. Son varios los factores económicos, sociales y, en algunos casos, "políticos" por los que se ha producido ese cambio que, como siempre, no a todos les resulta favorable.

del cotillón al copeo

No exentos de polémica, los cotillones siguen siendo entre el público más joven la opción preferida. La Unión de Consumidores de Sevilla (UCA) un año más recomienda prudencia a la hora de decidirse por pasar la noche en una sala u otra, debido a que son muchos los locales que no cuentan con el permiso municipal para realizar la fiesta. Aun así, la oferta es amplia, aunque desde hace una década son cada vez más los que optan por pasar esa noche en bares de copas donde la entrada es gratuita o más reducida que en un cotillón organizado.

Antique es una de las salas más populares de Sevilla, casi una década llevan organizando la fiesta de Nochevieja y siempre con éxito. Este año más de mil personas volverán a recibir el año nuevo en su pista de baile. 60 euros es el precio de la entrada, 80 euros para la entrada vip, cantidad que permitirá a los asistentes disfrutar de espectáculos coreográficos y barra libre, entre otros servicios.

Cada año que pasa son más los reclamos que emplean las salas de fiestas para atraer al publico, algunos tan completos como los Salones Jumalu (Montequinto) ofertan, entre otros servicios, tres salas con distintos tipos de músicas en cada una de ellas, espectáculos de luces y láser, proyecciones en pantallas gigantes, canapés y hasta transporte (lo que incrementa en 5 euros el precio del cotillón, 35 euros).

A las fiestas de cotillón se prevé, según la Unión de Consumidores, acudirán un 16 por ciento de las personas que festejan el fin de año. Un porcentaje reducido si se compara con los datos de hace una década, y es que la tendencia "desde el año 1996-97 es salir a bares más normales, de copas, y no a grandes fiestas", comenta Carlos Calvo, propietario de Aduana (Avda. La Raza). El empresario sevillano, que esa noche trabajará en su bar, explica cómo la moda de los cotillones sigue dándose, pero es más frecuente en los sectores comprendidos entre los 18 y los 20 años. El motivo, piensa, no es tanto el económico sino el "ver a esta noche como un día especial para salir de fiesta, situación que los que tienen más edad ya han superado porque cualquier fin de semana suelen hacerlo".

El público, más adulto, que llenará Aduana esa noche tendrá que pagar 10 euros con una consumición o 20 con dos consumiciones, ya en el interior y como es habitual en esa noche, el precio de la copa ascenderá a los 8 euros.

Un ambiente más relajado se vivirá en Al Lío (C/ Virgen del Refugio, 13). Música comercial y española podrá disfrutarse en la que es la primera noche de fin de año que se festeja en este local. Su propietario, Juan Pablo, aclara que "la entrada es gratuita y las copas, que normalmente cuestan 5 euros, esa noche por ser fin de año costarán 6 euros".

de alquiler o de viaje

El alquiler de locales donde montar la fiesta por parte de grupos de jóvenes también es frecuente en estas fechas. En algunos casos, incluso se alquilan en paquetes que permiten celebrar las dos fiestas principales de la Navidad por precios que, en grupo, resultan bastantes económicos. El precio de estos locales varía según el tamaño del local y los días alquilados.

Esta alternativa tampoco pasa desapercibida a las exigencias municipales e incluso en localidades como Lora del Río este año las fiestas juveniles particulares deberán contar con una autorización municipal con el fin de "garantizar la convivencia y la paz social", según un comunicado oficial del Ayuntamiento.

Sin salir de Sevilla, Antonio Távora Alcalde, director general de Távora Viajes y Congresos, comenta que una de las tendencias más comunes desde hace cinco o seis años es la de recibir el año nuevo en un hotel de la ciudad. "Muchas parejas suelen irse de cotillón y acaban la noche en el hotel, otras justo después de las uvas cogen su botella de champán y se van al hotel, es una opción asequible para casi todo el mundo y por un día, diferente", explica Távora, quien contrapone esta forma de celebración a la de pasar el fin de año fuera de Sevilla.

Para los que buscan la tranquilidad, reservar en un hotel o casa rural parece ser la manera más frecuente de pasar la Nochevieja fuera de casa. En familia o en grupo de amigos resulta también bastante económico. Por ejemplo, en la Sierra Norte de Sevilla reservar una cabaña con capacidad para 4 personas puede salir siete noches por 600 euros.

La aldea del Rocío es otro de los lugares puestos de moda donde, desde hace unos años, muchos sevillanos acuden para pasar el fin de año. En esa noche las casas de la aldea almonteña se llenan de visitantes que en masa también inundan las calles y celebran por todo lo alto el último día del año.

Hasta la costa andaluza y el Algarve portugués también se trasladan los sevillanos. "En estas fechas los hoteles de playa están muy bien de precio y organizan sus propios cotillones, por lo que también la diversión está garantizada", dice Távora, que destaca que también son muchos los que optan por el extranjero. Las ciudades favoritas para pasar esta noche: París, Londres, Roma y Nueva York (destino de moda por el espectáculo que esa noche se vive en sus calles). Para desconectar, y algo más barato, Marruecos.

Távora recuerda que los vuelos de bajo coste, si son reservados con tiempo, resultan verdaderamente económicos, aunque reseña que en este periodo "de todas formas no es tan caro viajar, el verano lo es mucho más".

Para los más elitistas también hay opciones y, aunque en menor medida, algunos realizan peticiones tan "peculiares" como reservar una casa en el Tirol -rodeado de montañas y animales-, una entrada para el concierto de primero de año en Viena, o alquilar un yate para entrar en el nuevo año en mitad del océano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios