El profesor Fernández-Armesto recrea el esplendor de la Sevilla del XV en 'Americo'

  • Su biografía de Vespucio coincide con la muestra sobre el navegante en el Archivo de Indias

Felipe Fernández-Armesto, doctor en Historia por la Universidad e Oxford y que ha sido profesor en las de Yale, Columbia y Cambridge, ha recreado el esplendor de Sevilla en su última obra, Americo (Tusquets), la biografía de Americo Vespucio, único hombre que ha dado nombre a un continente. La publicación de la obra de Fernández-Armesto coincide con la muestra durante este mes de abril, en el Archivo de Indias de la real cédula de 1508 que nombraba a Americo Vespucio Piloto Mayor -también fue el primero en desempeñar ese cargo-, con motivo del quinto centenario de esta figura, adscrita a la antigua Casa de la Contratación.

Según consigna Fernández-Armesto em Americo, Sevilla era "a finales de la Edad Media, uno de los mejores lugares de España para que un extranjero hiciera negocios", las imprentas proliferaron, "sus aristócratas no desdeñaban el comercio y sus clérigos eran pródigos en el mecenazgo de las artes".

"Las oportunidades artísticas proliferaban con la prosperidad general y entusiastas aristócratas y comunidades religiosas compraban inmuebles simplemente para derribarlos y crear plazas públicas", señala el historiador, para añadir que la población de la ciudad se duplicó durante el siglo XV. "En los pequeños pueblos y aldeas del campo circundante el crecimiento fue aún mayor, y su población se multiplicó más que por tres", según el relato de Fernández-Armesto, quien concluye: "Ninguna zona de dimensiones comparables era más rica que el reino de Sevilla, que en el siglo XV aportaba entre el 15% y el 20% de los impuestos recogidos por Castilla".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios