Francisco Javier Gutiérrez promete un 'Miserere' "tal como lo ideó Eslava"

  • El director de la Banda Sinfónica Municipal recupera para el concierto del día 15 en la Catedral fragmentos cantados en gregoriano · Esta versión se interpretó al completo por última vez en 1945

Comentarios 2

Después de resolver algunos desencuentros que se produjeron a principios de año y que estuvieron a punto de hacer peligrar la celebración de la cita, el Miserere volverá a ser una realidad el próximo día 15, cuando la partitura de Hilarión Eslava suene en la Catedral conducida por el director de la Banda Sinfónica Municipal, Francisco Javier Gutiérrez.

Gutiérrez, que presentó ayer las particularidades de este concierto junto a la delegada de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto, adelantó que la próxima semana se oirá "la obra tal como la concibió Eslava", en una versión que incluye intervenciones de cantos gregorianos y que no se interpretaba al completo desde 1945.

Prieto festejó que "los problemas que hubo se resolvieran" porque "el Miserere lleva más de cien años celebrándose", e informó de que las entradas "a precios populares, de 6 a 18 euros" ya se encuentran a la venta en la taquilla del Teatro Lope de Vega. La delegada elogió asimismo la capacidad del director de la Banda Sinfónica, al que calificó de "gran investigador ", y aseguró que su elección "no responde a la casualidad, sino a lo bien que trabaja".

Por otro lado, Francisco Javier Gutiérrez expuso que estudiando en profundidad el Miserere se topó con una circunstancia que le resultó curiosa. "Nos llamó la atención el Salmo 50, porque faltaba la mitad del texto", contó ayer el responsable de la banda municipal. La razón de este aparente recorte es que "Eslava sólo compuso la música que correspondía a la parte del texto que cantaba la Capilla Musical, que se alternaba con el coro de veynteneros [el coro gregoriano] de la Catedral, que tenían que cantar el resto del texto. Por esa razón Eslava no podía ni tenía que escribir esas partes del texto".

Para Gutiérrez, "el Miserere obligatoriamente tenía que ser interpretado en gregoriano. Eslava tenía dos opciones: utilizar el gregoriano como nexo estético en toda la obra o utilizarlo como separación entre los movimientos para dar variedad". Lo que hará el concierto del día 15 será, anticipa el director, "recuperar esa intervención y colocarla en el sitio en el que estaba".

Pese a que el músico rescata la concepción original del proyecto, defiende que el Miserere siempre ha sufrido variaciones y se opone a aquellos que piensan que hay que hacer lo que marque la tradición. "Tienen que saber que, por ejemplo, el célebre y popular Miserere fue interpretado en versiones para laúd y piano (sin voz), con la secuencia cambiada, con fragmentos cortados, con números transportados a otras tonalidades, el Redde cantado por tenores o por cuatro niños...", enumera el especialista, que sostiene que las grabaciones de esta creación demuestran "que no se interpretó siempre a la misma velocidad y con los mismos tiempos".

El director de la Banda Sinfónica Municipal también refuta las críticas al Allegre Strepitoso con el que se cierra el Miserere de Eslava. "En el Oficio de Tinieblas se iban apagando progresivamente las velas hasta que el templo quedaba en penumbra y acababa dicho oficio con el strepitus, que consistía en hacer ruido incluso con palos y carracas. Con este juego de luces y estruendos se pretendía representar las tinieblas, el terremoto y demás hechos extraordinarios sucedidos a la muerte del Redentor. No cabe duda de que con ello Eslava lograba recrear ante el público el efecto dramático deseado".

Gutiérrez considera que el Miserere representa el espíritu de la Sevilla cofrade, "ésa que saca sus pasos en Semana Santa con el doble objetivo de recordar al Dios que murió por nosotros y al mismo tiempo enseñar al que no sabe". Para el director de orquesta, la obra aúna "simbología y didáctica, en eso se parece a los pasos de la Semana Santa".

En el Miserere del próximo día 15, participarán la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla, la Schola Gregoriana Hispalensis, el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, el tenor Jorge de León, el barítono Federico Gallar y el contratenor Mario Fernando Lima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios