Gordillo propone su retrato poético en 'Little Memories'

  • El libro inaugura 'La Cara Oculta', colección de textos de pintores que promueve Rafael Ortiz

El pintor Luis Gordillo inaugura con Little Memories, conjunto de versos que el creador reunió en un cuaderno desde 1988 hasta 1999, la colección La cara oculta, una serie de textos que "tiende un puente entre la imagen y la palabra" a través de la difusión de escritos de artistas plásticos. La colección, que está dirigida por José Yñiguez y que se incrementará con aportaciones de otros autores como Daniel Verbis, Guillermo Pérez Villalta o Jesús Palomino, supone además el primer lanzamiento de la editorial abierta por el galerista Rafael Ortiz, Los Sentidos.

Little Memories es, según Yñiguez, "un retrato en permanente ebullición de alguien crítico y escéptico, y que por ello se reinventa". Una aproximación al universo más íntimo del pintor que se complementa con la reproducción, junto al texto mecanografiado, de las páginas de la libreta original, recogidas "por toda la información que aporta la caligrafía, y porque Luis tenía mucho cariño a ese cuaderno", añade el crítico de arte de Diario de Sevilla.

El propio Gordillo reconoce que el volumen es "un libro que me encanta. Con mi pintura soy de un escepticismo enorme, pero ante esto estoy como un abuelo con sus nietos: se lo perdono todo", admite. La simpatía con la que contempla Little Memories se debe a que "no hay nada profesional" en sus líneas. "La profesionalidad hace que trabajes con o sin ganas", considera, "pero estas frases las he escrito porque quería, como si me cayesen de arriba". Poemas breves, títulos de lienzos o recuerdos de viajes a Londres, Nueva York y Casablanca se entrecruzan en una sucesión de destellos entre lo metafísico y lo surrealista. El autor reflexiona sobre el arte -"un cuadro es un lugar de encuentro entre múltiples imposibilidades"- y la vida -"la tristeza es un infinitivo"- sin dar la espalda al humor. He aquí una muestra: "-¿Es usted Franz Kafka?", pregunta alguien antes de que otra voz le responda: "No, I am Walt Disney".

A Gordillo le gusta definir sus anotaciones como protesías, porque confiesa que el género que aborda "no es poesía, es una poesía extraña. La expresión viene de proteínas y de prótesis, que es algo que ayuda a vivir y que ayuda a moverse". Pese a su flirteo con las letras, el pintor revela que "de poesía no entiendo nada. Leo a Pessoa y me gusta, pero me pongo con los autores de la Edad de Plata, con Cernuda y gente así, y me parece cursi. Machado me gusta porque es un filósofo, pero a Alberti y a Lorca, por ejemplo, no los entiendo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios