Crítica 'Idol'

'Habibi pop' entre las ruinas

idol. Biopic, Palestina, 2015, 93 min. Dirección: Hany Abu-Assad. Guion: Hany Abu-Assad, Sameh Zombi. Fotografía: Ehab Assal. Intérpretes: Tawfeek Barhom, Nadine Labaki, Ahmed Al Rokh, Hiba Attalah, Kais Attalah, Abdel Kareem Barakeh, Eyad Hourani, Ahmad Qasem.

Cargada de buenas intenciones y de épica de los oprimidos, Idol recrea con esquematismo y escasa consistencia narrativa el periplo vital de Mohammad Assaf, joven triunfador de Arab Idol, una suerte de La Voz para el mundo árabe. Un periplo en dos tiempos (2005/2012) marcado por el asedio y los bombardeos sobre Gaza como consecuencia del eterno enfrentamiento entre Israel y Palestina, un periplo con material para el melodrama que Abu-Assad (Paradise Now, Omar) no sólo no engrandece sino más bien abarata, tal es su aparente desgana por insuflar en esta historia de adversidad, esfuerzo, superación y triunfo algo más que el sentimentalismo más elemental.

Assaf creció en las bulliciosas calles de Gaza como niño de voz portentosa, junto a su decidida hermana y a un grupo de amigos, dispuesto a ganarse la vida cantando en bodas, bautizos y comuniones. La guerra y la tragedia familiar truncaron esas ilusiones y sólo el amor volvió a despertarlas, con el objetivo de concursar en el famoso show televisivo y, de paso, hacer oír la voz de los palestinos ante una audiencia millonaria.

Como todo está basado en hechos reales (unas imágenes documentales son tal vez lo mejor de la cinta), Abu-Assad no se molesta mucho en que su película asuma unas mínimas exigencias de verosimilitud ficcional, lo que se traduce en interpretaciones horribles, líneas de diálogo para la posteridad y, sobre todo, una falta de tensión dramática que precipita los acontecimientos sin más.

Ni siquiera los playbacks musicales están bien rodados, lo que, junto al lamentable doblaje al castellano, hace de esta Idol una muestra más del producto estratégico de urgencia para públicos poco exigentes. Y mejor no entrar en cuestiones políticas o en la imagen que proyecta del pueblo palestino enardecido por el triunfo mediático de su cantante melódico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios