Juan Eslava Galán repasa 'Los años del miedo'

  • El escritor jiennense, entre la novela y el ensayo, repara en el periodo de posguerra y traza el retrato de España hasta 1952

El escritor Juan Eslava Galán (Arjona, Jaén, 1948) refleja el día a día de los españoles durante los años más duros de la posguerra en su libro Los años del miedo (Planeta). Con una gran dosis de humor negro y una especial atención en la búsqueda de los españoles "por llenar el puchero", Galán demuestra cómo la "decadencia moral" afectó a todos los estratos sociales. Esta obra continúa la estela de su anterior título, Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie (2005

"Esta decadencia moral se reflejaba muy bien en los retretes, en donde se podía escribir con libertad, y había una frase que resume todo: Aquí el que no roba es porque no puede", explica el autor, quien ha escrito una libro a caballo entre la novela y el ensayo, gracias a los testimonios de ciudadanos anónimos que ha ido recopilando durante 40 años. "He ido recopilando vidas ajenas y objetos de la época porque siempre me interesó mucho cómo vivía la gente durante estos años", señala el autor, que ha trazado un friso bastante "fiel" de cómo era la vida de los españoles desde 1938 hasta 1952, año en que dejaron de repartirse las famosas cartillas de racionamiento.

Personajes ficticios y reales, dibujados con un gran sentido del humor, le ayudan al autor a contar la vida cotidiana de la mayoría de los españoles, que utilizaban el "estraperlo" o el "mercado negro" para "llenar el puchero" o resguardarse del frío.

Aumento de enfermedades, proliferación de prostitutas, estafas, pobreza, trapicheos y prebendas eran la tónica de esta época, que "sólo se puede mirar con nostalgia si se piensa en la juventud de sus protagonistas", explica Eslava Galán.

Pero en este día a día de la posguerra, Juan Eslava Galán no podía dejar de lado a uno de sus mayores protagonistas: Francisco Franco, "el dueño del cortijo". "Él era el único que no robaba porque todo era suyo", asegura este autor, historiador y ensayista, que ha escrito ya más de 50 libros, entre los que destacan En busca del unicornio (Premio Planeta, 1987) o Señorita (Premio Fernando Lara 1998).

Junto a la imagen poco divulgada que aparece en el libro de un dictador "extasiado al mirar las tetas de una estatua", Eslava Galán también cuenta un aspecto poco divulgado de su política exterior: su intención de conquistar Gibraltar aprovechando la guerra entre Inglaterra y Alemania. Unas aspiraciones imperiales que el autor ha podido conocer de primera mano, gracias al testimonio de uno de los militares encargados de preparar la artillería que se iba a utilizar en Gibraltar. "Cuando los alemanes pierden la batalla con Inglaterra, Franco se desentiende del tema, sale de puntillas y desmantela todo el plan", asegura el autor.

En el libro, el autor también recala en el papel de la Iglesia durante y después del conflicto. Explica su relación con el poder; su papel en la educación y sus "normas morales de obligado cumplimiento" y concluye que "la decadencia moral ha afectado a la Iglesia desde el siglo I a.d.C".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios