Karen Blixen, ochenta años con África y una historia de amor en la memoria

  • La casa de la escritora danesa es uno de los grandes atractivos de Nairobi

Al pie de las colinas de Ngong, en Nairobi, la que fue casa de la escritora danesa Karen Blixen, autora de Memorias de África, guarda en silencio un luto de ochenta años, los que se cumplen desde que se marchó su inquilina más célebre.

El último día de agosto de 1931, Blixen llegaba a su país natal, y su vida en la plantación de café quedó alojada en su memoria y en las páginas de un libro -publicado en 1937- en el que plasmó sus experiencias en Kenia. Desde entonces y hasta 1985, cuando vio la luz la adaptación cinematográfica de Sydney Pollack, poco se sabía de la historia que encarnaron para Hollywood Meryl Streep, en la piel de la escritora, y Robert Redford, como su amante, el cazador y aventurero Denys Finch Hatton.

"Mis padres conocieron a Karen hace muchos años, pero no tenían ni idea de la historia. Nadie en mi familia la conocía. Yo la supe gracias a la película", asegura a Rupert Finch Hatton, sobrino-bisnieto del amante de Blixen y el único de sus descendientes que vive en Africa.

La actual directora de la casa-museo de Blixen en Nairobi, Damaris Rotich, admite que también descubrió a Karen por el filme, aunque le pesa reconocer que la fama de la escritora y su experiencia africana no alcanza a la población autóctona. Ni los guardas de seguridad, ni el personal administrativo, ni siquiera los guías del museo habían oído hablar de Blixen y Finch Hatton antes de empezar a trabajar en el edificio, al que cada año peregrinan unas 50.000 personas de todo el mundo.

Por eso, y en vista del éxito que desde hace más de 25 años el museo cosecha entre los forasteros, la idean de su directora es recuperar el aspecto africano de la vida de la escritora danesa para que los kenianos también se sientan identificados.

"Karen -afirma Rotich- extendió el uso de la medicina occidental entre los indígenas y creó una escuela. Pero respetando su cultura. Fue la primera en aceptar a los africanos. Quería construir un hospital, y en su libro Sombras en la hierba, denuncia la precaria situación de los kenianos en aquella época".

Tanto la directora del museo como Rupert aseguran que esta historia aportó mucho más a Kenia: un gran porcentaje de los turistas que llegan a este país de Africa oriental -dicen- lo hacen atraídos por la cinta de Pollack. "La película colocó a Kenia en el mapa del turismo mundial", señala, rotunda, Rotich. No obstante, según la responsable del centro, el filme de Pollack "no retrata la historia real de Karen" en el país africano, sino que "se centró en el lado romántico".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios