De Lola Herrera a su sucesora, Rozario Lajurita

Con una premisa tan divertida como enclownar la famosa obra de Miguel Delibes que Lola Herrrera convirtió en su fetiche, Las Síndrome, elenco femenino de este divertido grupo que ha hecho del clown su razón de ser y de divertir su obligación, han elaborado una pieza que arrancó risas y carcajadas en su estreno, ayer, en el Teatro Central.

La obra cuenta como mejor baza la interpretación de sus actrices Rocío Galán, Beatriz Cotobal y una, cada vez, más curtida Rozario Lajurita que vuelve a demostrar con esta creación que se está convirtiendo en una excelente actriz.

Se nota el trabajo que hay detrás de esta puesta en escena, los cambios de vestuario y de personajes, unos mejor conseguidos que otros y la búsqueda de momentos realmente divertidos siguiendo siempre la pauta de Síndrome Clown, un humor blanco que no va contra nadie y que sólo pretende hacer reír.

Desde la nariz negra, de luto, de la viuda, el tango que se marcan, el Esteban que viene de las cajas del teatro, el fiambre en el frigorífico porque ese es su sitio hasta los chistes sobre la poca intimidad de los pueblos, estas Cinco horas sin marío divierten sin mayores pretensiones, el público disfruta y sólo una reclamación: ese final suena un poco traído por los pelos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios