Crítica de Teatro

Malditos malditos

En 'La extinta poética' se cruzan La Zaranda y la compañía Nueve de Nueve. En 'La extinta poética' se cruzan La Zaranda y la compañía Nueve de Nueve.

En 'La extinta poética' se cruzan La Zaranda y la compañía Nueve de Nueve. / Bruno Rascão

El trabajo conjunto de Eusebio Calonge, como autor, Paco de la Zaranda, en la dirección, y la compañía aragonesa Nueve de Nueve ha dado como resultado un espectáculo impactante que recoge mucho del imaginario de estos dos exiliados, Eusebio y Paco, que, aburridos del maltrato de una Administración que carece de imaginación para sostener, apoyar y, ¿por qué no?, honrar a sus artistas, se fueron a Madrid. En La extinta poética, título alambicado que resume el abandono de la poesía del mundo en el que vivimos, los personajes que dirige Paco de la Zaranda y que hablan con las palabras que ha escrito Eusebio Calonge están malditos. Desde su adicción a los medicamentos (algún día un investigador revelará que son las Farmacéuticas las que gobiernan el planeta), su alienación vital y su espantosa soledad, ese padre, esa madre y esa hija, a punto de casarse, no tienen ninguna posibilidad. El atisbo de esperanza machacada lo ofrece una segunda hija con evidentes signos de discapacidad motora y mental. Interpretaciones a la altura de un texto que dosifica la miseria con inevitables ramalazos de humor que emanan de la propia vida. El espectáculo sobrecoge y te estruja el corazón hasta dejarte sin aliento. Pero con tanta desgracia se corre el riesgo de convertir la pobreza en un género dramático.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios