Mantra de tonos para una escuchareflexiva

Comentarios 0

La nueva edición del ciclo de música contemporánea de Sevilla no pudo inaugurarse de mejor forma que con las campanas y las voces difónicas de Llorenç Barber, una auténtica eminencia de la música experimental en España, un pionero que no cesa de crear y trabajar siempre a la búsqueda de nuevos caminos y mundos sonoros. En este caso, Barber dedicó su concierto a la memoria del contradictorio y recién desaparecido Stockhausen.

Un kit de 16 campanas de distintos tamaños y afinaciones para envolver toda la sala de armónicos de todo tipo, sin ningún tipo de amplificación. Como un aperitivo multiarmónico, sosegado inicio emprendido con roces de mazas sobre el bronce. Sutiles golpes para ir entrando en un trance contemporáneo, en una ecoalia o serie de minirreflexiones sonoras que se producen durante la ejecución musical. Tono más que modo, es el sonido que se hace sólo para crear esa sinestesia con el oyente que siente, que ve inundado su cerebro de forma casi sanadora, como un mantra, y aún más con la voz difónica -técnica que Barber domina perfectamente desde hace mucho tiempo-, partiendo de claros agudos hasta alcanzar tonalidades bastante graves. Todo acústico, y espectaculares sonoridades de armónicos unidos o contrapuestos de metales y cuerdas vocales.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios