Miscelánea dancística

Con un lleno casi total, anoche se presentó en la Sala Manuel García del Teatro de la Maestranza la segunda y última velada de Vertebración, un programa organizado por la Asociación Andaluza de Profesionales de la Danza (PAD) que este año alcanza su VIII edición.

Convertida en una muestra de piezas cortas de danza, en vivo o en vídeo, el programa estuvo compuesto por cinco coreografías, muy diferentes entre sí, entre las que se intercalaron algunas piezas de video-danza de las que nos quedamos, junto las hermosas imágenes aéreas (tomadas por un drom) de la barcelonesa Emma Villavecchia, con el inquietante y hermoso trabajo sobre la inmigración Del migrar, ideado por el canario Alfredo del Rosario (Enbedanza) y dirigido por Cándido Pérezde Armas.

Respecto a la danza en vivo, el primer trabajo fue Timeslice, una investigación sobre el tiempo -con un buen uso de las imágenes grabadas- de Leticia Gude, Lucía Bocanegra y Violeta Casal, firmado por esta última junto a José Ruiz (Sevilla).

Rara Avis fue la propuesta de la creadora Manuela Nogales. Cinco bailarinas que conjugaron sensualidad y espiritualidad en una búsqueda del movimiento en la que lo personal convive armoniosamente con lo coral.

El flamenco también estuvo presente con el cantaor Álvaro Romero y la bailaora americana Cristina Hall, buenos ambos, aunque su trabajo pareció más una presentación de materiales que una pieza unitaria.

Para terminar, la malagueña Rebeca Carrera se enfrentó al insomnio en Criaturas, uniendo en su cuerpo la inquietud a la fantasía liberadora, mientras que Marcat Dance, fundada en 2016 por el jiennense Mario Bermúdez Gil, ex bailarín de la Batsheva Dance Company (Israel) y la estadounidense Catherine Coury mostraban sin duda la mejor coreografía de la noche: Duet Alanda. Fuerza, precisión, energía en el espacio y en el tiempo y una entrega a lo ritual al ritmo de unos hermosos cantos sefarditas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios