'Modigliani y su tiempo' se acerca a un genio del siglo XX

  • La muestra reúne la obra del autor y la de sus maestros

Las salas del Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid muestran desde ayer al público la exposición Modigliani y su tiempo, que recorre la obra de una de las grandes figuras del arte del siglo XX, en diálogo directo con los maestros que influyeron en él y sus amigos.

Un total de 130 obras, seleccionadas por el comisario Francisco Calvo Serraller, dan forma a la trayectoria de Modigliani (Livorno 1884-París 1920) desde su llegada a París en 1906 hasta su muerte.

La muestra, que se podrá admirar hasta el 18 de mayo, exhibirá obras procedentes de museos e instituciones de todo el mundo como la National Gallery of Art de Washington, la Tate de Londres, el Moma de Nueva York, el Georges Pompidou de París, el Metropolitan o el Guggenheim de Nueva York.

La gran novedad del proyecto es la presentación, por primera vez, de la obra del artista en contacto tanto con los grandes maestros que influyeron en él -Cézanne, Picasso o Brancusi-, como con los amigos que frecuentaba en Montparnasse: Marc Chagall, Jacques Lipchitz, Chaïm Soutine, Moïse Kisling, Ossip Zadkine, Tsugouharu Foujita o Jules Pascin, entre otros artistas incluidos en el catálogo.

Pinturas, esculturas y dibujos del artista italiano junto a creaciones de Paul Cézanne, Picasso, Gauguin, Toulouse-Lautrec, Edvard Munch, André Derain o Juan Gris, muestran sus primeros contactos con las vanguardias parisinas, en los que Modigliani intenta forjar su propio estilo.

Especial atracción tienen las salas dedicadas a los retratos, género al que se dedicó desde 1915 como principal medio de subsistencia con ejemplos como los de Anna Zborowska, Diego Rivera, Juan Gris o Max Jacob, y a los desnudos, que abordó desde sus primeros años en París.

El dibujo, que constituyó una constante fuente de experimentación para Modigliani, y las esculturas de Ossip Zadkine, Jacques Lipchitz, Henri Laurens o Wilhelm Lehmbruck completan la exposición que se cerrará con una selección de fotografías.

La exposición, que sigue un discurso cronológico, está estructurada en dos grandes secciones correspondientes a la relación de Modigliani con sus maestros, reunida en las salas del Museo Thyssen-Bornemisza, y con sus amigos, que se muestra en la sede de la Fundación Caja Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios