Morrongo 10, Abolengo 0

Paco Cepero es uno de los guitarristas más salvajes e interesantes de su tiempo, que es el nuestro. En el estilo tradicional jerezano de poderoso pulgar, ha sido el mejor escudero del Borrico de Jerez o Rancapino. Su disco para Santiago Donday, el único que grabó el de Cádiz, es una maravilla de sabor y ejecución. No estamos ante un guitarrista muy técnico y esa es su gracia: su toque está más cerca de la melodía modal que el de la mayoría de sus compañeros de generación, más preocupados que el de Jerez por conceptos armónicos (que a la postre supusieron una revolución en la guitarra flamenca). Cepero es un primitivo y un animal como solista, de ahí que Camarón tuviera predilección por él. Por eso no entiendo que en su grupo no haya un cantaor, cuando es precisamente su acompañamiento al cante su gran baza como músico. Su visión del legado tradicional es única. Pero como compositor es un muermo. Es triste que un guitarrista de sus características articule sus conciertos en torno a fáciles y resultonas melodías tonales, cantables: música flamenca de ascensor. De ascensor de los años setenta. A ritmo de tanguillos o baladas, apenas ofreció alguna gota de la verdad flamenca que atesora: un minuto de seguiriya por aquí, dos minutos de soleá o taranto por allá. Y además como introducción a los temitas de su último disco, Abolengo. Es decir, postergando nuestro mejor (el suyo y el nuestro) legado musical.

Tanto es así que los dos guitarras restantes se limitan a reforzar este manido discurso. Incluso el violín se limita a seguir a la guitarra en lugar de ofrecer un contrapunto de la misma. Si a ello añadimos una pareja de bailaores tan afectados como falsos (no acreditados, igual que la violinista) obtenemos el cuadro completo: en especial su papel en las sevillanas fueron todo un papelón.

A los sufridos aficionados que no conozcan la labor de Cepero, su verdadera dimensión como músico, les recomiendo el disco de Donday que mencioné antes. Morrongo se llama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios