La ventana pop

'Odelay' revisitado

  • Geffen reedita el memorable disco de Beck con varios extras y un segundo CD repleto de remezclas y caras B de 'singles'

La publicación en 1996 del segundo álbum de Beck para Geffen -precedido a su vez por otras dos referencias al margen de la multinacional Universal, Stereopathetic Soul Manure y One Foot in the Grave-, confirmaba que la sorpresa provocada con su sonado debut, Mellow Gold (1994), no era fruto de la casualidad, sino del sobrado talento del californiano a la hora de meter en su batidora un sinfín de estilos y géneros -del rock al jazz, del hip-hop al folk, de la bossa nova al country- y lograr que el resultado, lejos de revelar una mixtura impostada, desvelara una cohesión de naturalidad incontestable. Añada a eso un listado de canciones memorables -Devil's Haircut, The New Pollution, Jack-Ass, Where It's At...- y tendrá una posible respuesta a por qué a día de hoy y de manera reiterada Odelay sigue siendo considerado uno de los mejores discos de la historia del rock.

No está de más, pues, esta versión extendida, parca en cuanto al número de inéditos -sólo dos, ambos procedente de las sesiones de Odelay y, como el resto del disco, producido por Dust Brothers-, pero generosa en el rescate de esas piezas de difícil localización que Beck Hansen ha ido desperdigando con soltura a lo largo de su carrera. En cualquier caso, habrá que apuntar que lo estrictamente nuevo vale su peso en oro: Inferno es un llamativo collage electrónico con aire turntablista, base hip-hop y ocasionales guitarrazos que condensa en siete minutos la identidad mestiza del propio álbum; Gold Chains, por su parte, enmascara su ADN blues tras el habitual puntillismo armónico, desde scratches a cajas de ritmo de juguete.

Junto a la ya conocida Deadweight, incluida en la banda sonora del filme de Danny Boyle Una historia diferente, pero ya en el segundo CD, destacan varios cortes publicados con anterioridad, entre ellos tres espléndidas remezclas, una de Where It's At firmada por U.N.K.L.E. -un largo y oscuro paseo por el hip-hop especulativo-, y dos de Devil's Haircut -ladeAphex Twin, retitulada Richard's Hairpiece, demencial y cautivadora y la de Mickey P., reconvertida en American Wasteland, remontada en clave punk-. Para completar el lote, un buen número de canciones originalmente aparecidas en formato CD-single, en no pocas ocasiones sólo en versiones promocionales.

En definitiva, que Odelay Deluxe Edition, a diferencia de otras tantas reediciones similares, justifica su existencia: imprescindible para coleccionistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios