Sinfonía para ruidos y marañas visuales

Antonio Murga

Excelente propuesta para conocer un nuevo espacio dedicado a las nuevas tendencias y el arte de vanguardia. No está nada mal la acústica que propone Iniciarte como espacio, una hermosa y antigua iglesia de pura piedra reformada para acoger de forma digna performances audiovisuales, como la de Alva Noto.

Con Xerrox, una adaptación libre de su último y homónimo disco, el alemán Carsten Nicolai -su verdadero nombre- utiliza en este espectáculo un software construido ex profeso, por él mismo en el aspecto sonoro y en colaboración con otros artistas en el campo visual, de tal forma que los sonidos que va generando se trasladan simultáneamente a una imagen en movimiento de carácter minimalista y granular. Sonidos procedentes de la televisión, ascensores o aeropuertos generosamente transformados tras arduas manipulaciones, resultando un marasmo de texturas que llegan a ser asfixiantes. De estas atmósferas surgen sin embargo pequeñas líneas melódicas que no llegan a respiran por la constante inundación de ruidos.

Siempre dentro de un cierto orden minimal y expresionista, Noto rompe todo silencio y compás para hacer emerger toda una pesada masa -a primera vista, informe- llena de matices, frecuencias inauditas y graves que te remueven el estómago, consiguiendo un selvático material audiovisual de gran fuerza plástica, perfectamente acorde con el arte actual y los tiempos que corren.

Una perpectiva comprometida que nos introduce -como nunca lo ha hecho en nuestra ciudad- en unas poéticas ruidistas y microscópicas, en una electronica abstracta y poderosa, arriesgada y sin tapujos, basada en el concepto de copia de copia, organizando un maremágnum de caótica belleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios