La Sinfónica mira al modelo de Viena para su concierto de Año Nuevo

  • Pedro Halffter quiere que el recital especial sea televisado en España y Latinoamérica para aprovechar la "marca poderosa" de Sevilla · Zoido se compromete a apoyar a la ROSS y al Teatro de la Maestranza.

Comentarios 12

A pesar de todo, "es el momento de soñar", proclamó ayer Pedro Halffter, máximo responsable artístico de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) y del Teatro de la Maestranza. Fue también, al margen del tono entusiasta de su discurso, un ruego a las administraciones que financian el espacio del Paseo de Colón en estos tiempos de presupuestos cada vez más adelgazados. Contra los malos tiempos, proyectos nuevos, ha debido de pensar Halffter, que explicó ayer los detalles del concierto de Navidad que por segunda vez consecutiva acogerá el teatro, aunque en rigor, dijo, el de este año es para él "un principio". Uno extraordinariamente ambicioso, además, puesto que su sueño es implantar el modelo de los famosos conciertos de año nuevo en Viena y conseguir una repercusión similar.

A diferencia de la anterior ocasión, que se celebró un 18 de diciembre, ahora la fecha es el 4 de enero (a partir de las 20:30), con el objetivo de que la cita resulte "como una segunda edición" del prestigioso recital que anualmente ofrece la capital austriaca. Por eso el título escogido por Halffter para el programa extraordinario de ese día será Sevilla y Viena, y por eso, con él mismo dirigiendo a los músicos desde el foso y con la soprano Ruth Rosique como invitada especial, la ROSS interpretará una pieza de la Carmen de Bizet y fragmentos del Don Giovanni y Las bodas de Fígaro de Mozart y composiciones de Johann Strauss II y Eduard Strauss, "compositores vieneses que están inspirados en la ciudad de Sevilla", explicó el director de la Sinfónica, cuya "idea", no obstante, pasa por que Viena "tenga cada vez menos peso" en estas citas especiales de año nuevo y Sevilla, en cambio, mucho más.

La iniciativa, pensada a largo plazo, según aclaró el director de la ROSS, se apoya en "la marca tan poderosa que es Sevilla", por lo que su pretensión es que, en sucesivas ediciones, en un plazo de "15 ó 20 años", esta serie de conciertos extraordinarios de año nuevo se diferencie de las míticas citas vienesas aprovechando la huella hispalense en la tradición musical. Ello implicaría que poco a poco estos conciertos fueran tomando caminos distintos a los valses y polkas con los que se asocia inevitablemente este tipo de recitales. Ante el alcalde de la ciudad, Halffter reivindicó a Sevilla "como el gran centro cultural que es", y detalló que contempla también la retransmisión televisiva de estas veladas en el Maestranza para España y Latinoamérica. Sería una manera, concluyó, de que tanto el teatro como la Orquesta Sinfónica desempeñaran el papel de "embajadores de la cultura española" en el mundo.

Zoido calificó esta iniciativa como una "gran oportunidad". "Quién no tiene asimilados los conciertos de Viena. En Sevilla tenemos que intentarlo", dijo el alcalde, en cuyas prospecciones de futuro más optimistas aparece "gente ansiosa por la llegada del día 4 de enero para venir al concierto de Sevilla y disfrutar de la ciudad". También quiso mostrar su apoyo al teatro y a la orquesta. "No son momentos fáciles", afirmó, "pero el Ayuntamiento se va a seguir implicando porque no quiere tirar por la borda" estas instituciones culturales, cuyo coste económico es considerado por su equipo de gobierno, según manifestó, "no como una subvención sino como una inversión".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios