Singladuras en un mar de píxeles

Teatro infantil y familiar. Compañía Escenoteca. Dramaturgia y dirección: Pepa Muriel, José María Roca. Intérpretes: Álex Peña, Antonia Zurera. Fecha: Sábado 27 de septiembre. Lugar: Sala Duque La Imperdible. Aforo: Lleno.

Cuando se les enseña la bambalina a los jóvenes, suele ser para hacerlos madurar, revelándoles la manipulación que subyace en todo discurso, en toda mirada a la realidad. En esta versión digital y 2.0 de Los viajes de Gulliver, los de Escenoteca muestran todo el aparataje tecnológico (pequeñas camaritas digitales, distintas superficies revestidas de azul para la inserción del chroma key) que media entre las ideas y la pantalla que corona la escena -donde se recomponen los elementos y real e imaginario celebran su maridaje-; pero, afortunadamente, lejos de cualquier ideario crítico. Es lo bueno de representar frente a niños, que comprenden sin necesidad de reflexionar lo más mínimo que cada obra establece unas reglas, las suyas. Y si los más mayorcitos podían entender el componente autorreflexivo del asunto, los más pequeños -la mayoría de ellos- vieron multiplicada por dos la satisfacción: miraran abajo o lo hicieran arriba, la fantasía y el extrañamiento se declinaban en distintas formas y tiempos.

El clásico de Swift, que como se sabe encierra tesoros satíricos bajo la superficie de su relato de aventuras, agradece este tipo de juegos y estratificaciones. En la escena, para subrayar esta condición dual, se dio además cita una pareja de actores del todo complementaria: primeramente Antonia Zurera, la enunciadora, guía y réplica de todos los interlocutores del segundo, Álex Peña, un Gulliver que aprovechaba sus acendradas dotes de clown para encarnar físicamente los distintos matices de la estupefacción en cada posta de la movida singladura. Ambos -narración y acción, voz y mímica- adoptaron las maneras de dos carismáticos maestros de ceremonia en esta adaptación de literatura inmortal a los paisajes digitales donde desde hace tiempo busca acomodo, quizás a la huida, la imaginación de grandes y pequeños.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios