Tricicle reivindica en el Lope de Vega las ganas de vivir frente al desánimo

  • l 'Forever Young'. Hoy y mañana en el Lope. Entradas de 21 a 35 euros. El trío dirige una comedia musical en la que siete actores jóvenes interpretan a ancianos de un asilo para artistas · La obra del suizo Erik Gedeon recupera algunas canciones emblemáticas del repertorio popular

Nadie duda de esa capacidad que tiene la música para cautivar al oyente, aunque éste no entienda el idioma de las letras y por tanto no pueda seguir en toda su magnitud el drama (o la aventura) que el cantante está relatando en su interpretación. Pero a menudo el teatro no le va a la zaga y consigue conmover con sus recursos a un espectador ajeno a la lengua en que se desarrolla la obra. Los componentes de Tricicle sintieron este flechazo durante una gira en Oslo, y el cartel de un espectáculo les llamó la atención, hasta el punto de creerse "abducidos" y pensar que no podían perderse ese montaje. No se equivocaban con ese pálpito. "Sin entender una palabra de noruego quedamos fascinados con los personajes, con el trabajo de los actores y con la calidad de las versiones musicales. Al día siguiente repetimos y nada más llegar a Barcelona compramos los derechos", cuenta el trío formado por Joan Gracia, Carles Sans y Paco Mir. Esta comedia musical que les robó el corazón, y que dirigen, Forever Young, de Erik Gedeon, se representa en el Lope de Vega hoy en dos funciones (a las 18:30 y a las 22:00) y mañana en un único pase (a las 19:30) tras año y medio de exitosa gira por España, donde el público se queda prendado de la propuesta con la misma pasión que sacudió a los Tricicle. "Ahora vamos a estar en Valencia un mes después de haber estado ya una semana, y también el éxito de Barcelona nos obligó a repetir. Es raro, tal como están los tiempos y como está la profesión, encontrar un espectáculo que llene, pero lo cierto es que Forever Young entusiasma", explicaba ayer el actor Jacobo Dicenta, que presentó la obra junto a otra de los protagonistas, Dulcinea Juárez.

Siete intérpretes jóvenes (junto a Dicenta y Juárez, María Adamuz, Marcos Cruz, Armando Pita, Edith Salazar y Rubén Yuste) se transforman en un grupo de ancianos, residentes de un asilo para artistas retirados que se niegan a asumir la vejez con la lúgubre solemnidad habitual y, en su rebelión, interpretan un repertorio de éxitos de toda la vida, canciones festivas como I Will Survive o Forever Young que contribuyen a que el espectador deje el teatro con el ánimo levantado y la esperanza recobrada. "La gente sale con ganas de vivir. Es el mensaje que queremos dar: no importa la edad que tengas, hay que seguir apostando por la vida", asegura Dicenta. "Es un espectáculo muy familiar, que gusta a todo el mundo", añade Juárez. "La gente viene esperando la historia de unos viejos y se encuentra con algo que le divierte y le emociona", defiende esta actriz con larga experiencia en musicales que empezó en el género "cuando todavía era el siglo XX", admite con humor. Juárez destaca como una de las virtudes del espectáculo, frente a los ambiciosos despliegues de otras producciones de este tipo, la intimidad con que se abordan las canciones, "con un piano y las voces en directo. A los espectadores les gusta porque es algo pequeñito, algo muy sencillo, pero muy puro". Los Tricicle, como gente experimentada en el escenario, han otorgado "mucha libertad" a los actores. "Tú les proponías algo, y si les convencía, te lo compraban. Pero te dejaban hacer. Ellos no son como el director que te acota", mantiene Juárez.

El trío ha anunciado que abandonará la actuación tras recorrer mundo con Bits, su nuevo espectáculo, que llega a los teatros 32 años de su primer montaje, Manicomic. Dicenta expresa su prevención sobre esta despedida de los Tricicle: "Yo no me creo a cualquier artista que diga que se retira. ¡Si al final todos vuelven!", exclama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios