Varuma lleva al Lope una "ópera circense" sobre los 'Renglones imaginarios' de Kafka

  • La compañía sevillana recrea un episodio real de la vida del autor de 'La metamorfosis'

En 1923, mermado ya por la tuberculosis que acabaría con su vida un año después, Franz Kafka conoció en un parque berlinés a una niña que lloraba la pérdida de una muñeca. En un gesto que puede parecer insólitamente tierno en el autor de La metamorfosis y El proceso, el escritor la consoló diciéndole que, en realidad, la muñeca no se había perdido, sino que se había ido de viaje. Desde el día siguiente al encuentro, y durante algunas semanas, Kafka escribió cartas a esa niña haciéndose pasar por su muñeca. Este episodio real, recogido por Paul Auster en su novela Brooklyn Follies -también por Jordi Sierra i Fabra en Kafka y la muñeca viajera, obra que le valió el Premio Nacional de Literatura Infantil 2007-, inspiró Renglones imaginarios, el "segundo montaje profesional" de Varuma Teatro, que acoge el Lope de Vega mañana, el viernes y el sábado.

La compañía sevillana, con nueve años de historia y dirigida por Jorge Barroso, combina en este proyecto los lenguajes de tres disciplinas, teatro, circo y ópera. Con Malgama, un espectáculo que introducía el flamenco en el universo circense, Varuma ganó en 2005 varios premios, entre ellos el del espectáculo más innovador de la última Bienal de Flamenco y el de la compañía revelación en la Feria de Teatro en el Sur de Palma del Río.

Renglones imaginarios, dice Barroso, es un espectáculo "pequeñito" y "peculiar", pero que merece llamarse "ópera con pleno derecho". "Una ópera circense, eso sí", matiza el director, que recuerda las circunstancias del origen de este género, con "objetivos similares" a los de su compañía. "Entonces, hace 400 años, surgieron tertulias artísticas en las que poetas, escritores, dramaturgos, músicos y compositores debatían cómo dramatizar de forma conmovedora el texto mediante la música", explica Barroso, que le ha dado al espectáculo un toque "burlesque". La música, con un aire "entre Philip Glass y Yann Tiersen", ha sido compuesta por Ángel López de Lallave. También participa en el montaje Camerata Canticorum, que ha grabado las partes del coro.

David Montero, ayudante de dirección y responsable de la dramaturgia, ha introducido en el texto algunas referencias operísticas (un extracto del libreto de La flauta mágica) y literarias (citas de América, de Kafka, del que ha tratado de reflejar su "vertiente divertida"). Renglones imaginarios se apoya en dos historias que al final acaban confundidas en una sola. Por una parte, la obra recrea los "viajes imaginarios" de la niña al leer las cartas que va recibiendo supuestamente de su muñeca; por otra, se muestra la última etapa de la vida de Kafka, con su última amante, Dora Diamant, a la que conoció ya enfermo, y su amigo el escritor Max Brod, el que desobedeció sus órdenes de destruir su obra una vez fallecido.

Por su "sencilla" dramaturgia", la obra, de aproximadamente una hora de duración, el espectáculo está concebido para "un público amplio", niños incluidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios