La Vía de la Plata protagoniza una muestra en la Sala Santa Inés

  • La exposición contiene unas 75 piezas y un amplio despliegue didáctico

La Sala Santa Inés recuerda hasta el 3 de septiembre la importancia de la Vía de la Plata como camino comercial y cultural, escenario de tránsito de mercancías pero también de ideas. Lo hace a través de una exposición -organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) en colaboración con la Consejería de Cultura- que recoge unas 75 piezas y una treintena de paneles didácticos sobre este eje vertebrador del oeste de la Península. Piezas de orfebrería, estelas mortuorias, cerámicas, cartografías y material de construcción, entre otros objetos, trasladan al visitante al esplendor de esta ruta.

Carlota Álvarez Basso, directora de proyectos de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, aseguró ayer que la muestra fue diseñada para que tuviese itinerancia. "El objetivo era volver a poner de actualidad esa vía de comunicación y de comercio que unía a cinco comunidades autónomas. Era de sentido común que la exposición también circulara", dijo. La vía de la plata, una calzada y mil caminos ha visitado ya Mérida y Astorga, y tiene todavía como destinos futuros Oviedo y Santiago de Compostela.

El hecho de que sea una muestra de larga duración ha dificultado la presencia de objetos originales. "Los museos no prestan sus piezas por más de un año y hemos tenido que optar por la réplica en muchas ocasiones", explicaba ayer Enrique Cerrillo, comisario de la exposición. El catedrático de Arqueología de la Universidad de Extremadura destaca del conjunto que se expone los miliarios, que los romanos utilizaban para señalar cada milla y que, para Cerrillo, "son de una modernidad increíble" porque configuraban "un paisaje lleno de letras, lleno de escritura". La Vía de la Plata, una calzada y mil caminos permite también entre sus atractivos la contemplación de una estela de guerrero de Almadén de la Plata, hallazgo reciente que ha cedido el Museo Arqueológico de Sevilla.

El enfoque didáctico de la iniciativa queda patente en los paneles y la estructura de la muestra, que va desgranando ante el asistente diversos aspectos relacionados con este escenario, como la presencia de la religión, la evolución de la economía y la concepción de la guerra. El recorrido, que incluye material audiovisual, no quiere limitarse a una mirada al pasado. Para Cerrillo, "la Vía no está muerta, y como prueba tenemos la A-66 o la Ruta de la Plata".

Entre las líneas en las que profundiza la exposición está el origen del nombre de la Vía de la Plata, sobre el que existen diversas versiones más allá de la evidente que explica su denominación por las riquezas que se transportaban por sus puentes y empedrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios