'Cuando crezcas serás hermosa, rica y famosa': Marilyn antes de Marilyn

  • La editorial almeriense Confluencias publica un libro del fotógrafo George Barris en el que la actriz relata sus orígenes

Marilyn Monroe dejó un bonito cadáver tras haber sido el mayor símbolo sexual de la historia del cine, pero de cómo fue antes de convertirse en icono le contó a su amigo el fotógrafo George Barris, en una conversación que ahora se publica en España. Aquella suma de charlas que sostuvo con Barris, quien fue amigo suyo desde los 28 años a los 36 que tenía la actriz en la fecha de su muerte, ha sido traducida al español con el título Marilyn Monroe. Cuando crezcas serás hermosa, rica y famosa por la editorial almeriense Confluencias.

Monroe congenió con Barris desde el primer disparo de su cámara, cuando la actriz tenía 28 años y fue sorprendida por un clic a sus espaldas, se volvió y allí estaba un fotógrafo al que no había visto nunca, más interesado en su espalda que en su rostro, motivo por el que debió de regalarle una sonrisa que iba a sellar una amistad que duraría hasta su muerte.

Barris asegura en este libro que trabajó en un gran reportaje de Marilyn desde el 9 de junio al 18 de julio de 1962 -la actriz murió el 5 de agosto- y que "fue una maravilla trabajar con ella, nunca estuvo más hermosa ni más locuaz". Una locuacidad que le llevó a pronunciar frases rotundas que Barris fue recogiendo, sentencias como "me vuelven loca los hombres" y "odio vivir sola". "Mentiras, mentiras, mentiras", así le resumió Monroe a Barris todo lo que se había dicho de ella. Estas páginas recogen el testimonio de la actriz sobre su infancia -"la pobreza con la que vivimos aquellos primeros años me ha proporcionado la fortuna de ser natural", dijo-, su primer matrimonio, a los 16 años, sus tempranos trabajos como modelo o su primera prueba para el cine, sin diálogo, cuando apenas tuvo que andar unos pasos y encender un cigarrillo, suficiente para que la cámara la siguiera para siempre.

Barris afirma en el prefacio del libro que "durante sus últimos días, Marilyn estuvo muy animada. (...) Jamás he creído que acabara con su vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios