La danza espiritual de Akram Khan

  • El Teatro Central acoge este fin de semana el estreno nacional de la nueva versión de 'Kaash', el espectáculo que lanzó la carrera del ahora célebre coreógrafo inglés de origen indio

Akram Khan, Anish Kapoor y Nitin Sawhney unieron su talento en 2002 para crear Kaash, el trabajo que catapultó al coreógrafo inglés de origen indio al que pudo verse en Sevilla el año pasado a dúo con Israel Galván en el espectáculo Torobaka. Una nueva versión de Kaash, sintetizada en una hora de duración, se estrena hoy y mañana en el Teatro Central. En Kaash, Khan combina la danza contemporánea con el kathak, la danza tradicional de su país de origen, arropado por la música electrónica de Nitin Sawhney y la escenografía del artista Anish Kapoor.

Rediseñada ahora para cinco bailarines, Kaash (que significa "ojalá" en hindi) es una evocación de los dioses hindúes Ganesh, Krishna y Shiva. Ligada estrechamente a la música basada en ritmos ancestrales, la danza de Akram Khan, según la crítica, "desafía el tiempo, se propulsa en el vértigo de las aceleraciones del movimiento y se deja embriagar por un extraño virtuosismo". El propio Khan ha afirmado que Kaash "ocupa un lugar especial en nuestro periplo y en nuestros corazones, por lo que me ilusiona que sea nuestra primera reposición. Nuestro nuevo quinteto de bailarines internacionales arrojará otra luz y energía sobre la obra, centrada en el físico y en la precisión que, en mi opinión, sigue teniendo toda su relevancia a día de hoy".

Khan fundó su compañía en 2000 y estrenó Kaash el 28 de marzo de 2002 en el Exit Festival Maison des Arts de Creteil, cuando él era ya coreógrafo residente del South Bank Center de Londres. En el Central, gracias a los oficios de su programador Manuel Llanes, se han podido ver la mayoría de sus posteriores trabajos, como MA, que reunió en 2004 a siete bailarines incluido él mismo, Bahok (2008), Vertical Road (2011) y su particular versión de La Consagración de la primavera de Stravinski (In the mind of Igor, 2013), que precedió al aplaudido Torobaka.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios