Crítica de Flamenco

La entrega al momento presente

alas de recuerdo. Baile, coreografía y dirección: María Moreno. Guitarra: José Acedo. Cante: Juan José Amador, El Extremeño. Palmas: Roberto Jaén. Voz en off: José Luis Ortiz Nuevo. Lugar: Sala Cajasol. Fecha: 31 de marzo. Aforo: Lleno.

El baile de María Moreno se ha sofisticado, y hasta civilizado, pero sin perder su frescura. Es una bailaora técnica, virtuosa en todos los aspectos de la danza, desde el zapateado a la expresión corporal, pasando por los giros de muñecas o el manejo de la bata de cola y el mantón. Pero sigue sin perder su gracia, esa condición alada que distingue a su arte. Tanto en los estilos dramáticos, léase taranto, el baile más redondo de la noche, bien concebido y maravillosamente ejecutado, como en los festeros. En las alegrías estuvo pizpireta y deliciosa y en el romance mairenista frenética, desbordante, juguetona. Con un sentido absoluto del compás. Y una gran compenetración con el grupo, equilibrando la coreografía preconcebida con la entrega al momento presente. José Acedo ofreció un toque austero y seguro, con guiños al nacionalismo musical, y con detalles de gran plasticidad.

Y el cante ... ¡qué se puede decir de dos clásicos del arte de acompañar el baile como El Extremeño y Juan José Amador! Dos artistas que derrochan profesionalidad. Dos timbres únicos, maravillosos. Y un sentido del compás increíble. Eso sí, me hubiese gustado escuchar un poco más a Juan José Amador en los martinetes. Estuvo descomunal en su versión de los tientos lorquianos de Morente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios