Dos humoristas que se crecen

Idea original y guión: Síndrome Clown. Intérpretes: Víctor Carretero, Práxedes Nieto. Técnico luces y sonido: Ángel Arispón "Arispy". Lugar: Sala Cero. Fecha: 15 de diciembre de 2011. Aforo: Un tercio.

Así como El Almendro, por Navidad, es ya tradición, también llegan los Síndrome Clown. Ellos a la Sala Cero, para hacer reír (bastante) a la poca audiencia que se atrevió ayer a asistir a su particular conferencia anti-crisis y anti-amargura. Mejor... es posible se ríe de casi todo y le saca punta hasta a la falta de público, un hecho que, indudablemente, la pareja de cómicos querrá revertir, aunque su práctica teatral obtenga parte de su éxito de una determinada intimidad (y una evidente interacción) con el respetable. Y no es que Síndrome Clown no puedan o deban actuar en el Estadio de la Cartuja o en Fibes, sino que lo que engrandece sus payasadas es que se ven nacer, elevarse, desde el frío y el silencio de la sala medio vacía, un espacio siempre difícil de calentar pero en el que las carcajadas se escuchan en su singularidad, como ayer, y se puede experimentar algo no muy fácil de ver en directo, cómo unos humoristas se agigantan.

Compaginando los resortes paródicos con el infalible humor directo, este híbrido de conferencia y sesión de coaching cumple el objetivo de hacer pasar un buen rato al espectador, dejándole, por el mismo precio, un no menos tradicional mensaje de fondo que desde la butaca se nota sincero: la risa puede ser una gran medicina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios