"El jurado me eligió, pero sé que hay otras mucho más guapas"

Eran las doce de la madrugada y, al revés que en el cuento de Cenicienta, Carmen Laura Sánchez dejaba de ser una chica más para convertirse en la nueva Miss Sevilla durante una gala promovida por la Agencia Doble Erre y celebrada en el Hotel NH Convenciones. Allí fruto de la emoción y el nerviosismo, alguna de las veintidós participantes, llegadas desde diferentes puntos de la provincia, no pudo soportar la presión y terminó desmayándose. Una vez calmado el ambiente, radiante de felicidad, la joven compartió el premio junto a su familia y su novio David, que conoció hace un año y con el que lleva nueve meses de relación. Aún en una nube, ayer salía a almorzar para continuar celebrando la buena nueva y, realista, mañana volverá a su trabajo. Y es que, hasta ahora, su recién estrenado título -según reconoce en ésta que es su primera entrevista a un medio de comunicación-, no le ha cambiado la vida.

-¿Ha podido digerir ya el triunfo del viernes? ¿Qué ha quedado grabado en su retina de una noche tan mágica?

-Estoy encantada y emocionada. Pensaba que saldrían Virginia o Jessica, las que, al final, han sido Damas de Honor. No me lo creo. Después, mi familia, mi novio y unas amigas, nos fuimos a celebrarlo todos juntos a una discoteca.

-¿Cuáles han sido los primeros comentarios que le han hecho llegar?

-Mi padre es quien está más contento. Él es el que más me ha apoyado desde el principio. A mi madre no le hace tanta gracia. Este mundo le da más miedo. Y, respecto a mi novio, me ha asesorado y me ha dado muchos consejos.

-¿Se ha preparado de alguna forma especial para conseguir la corona de Miss Sevilla?

-La verdad es que sólo las dos últimas semanas ha sido cuando me he puesto un poquito más a dieta y me he dado rayos pero no soy una persona que se esté cuidando constantemente. Me encanta comer (risas).

-¿Sí? ¿Qué cosas, por ejemplo?

-La pasta, por un lado, y un buen puchero, por otro. En general, todo lo que sea de cuchara (risas). Para ir a Miss España sí me tendré que controlar un poquito y hacer ejercicio para estar mejor físicamente.

-¿Quién es su referente dentro de la moda?

-Laura Sánchez. La admiro por cómo desfila y cómo es, por lo que ha hecho y por lo que ha conseguido por ella misma. Lo vale.

-Pero, sin embargo, la mujer más guapa de Sevilla es ustedý

-No, para nada. De las que nos hemos presentado, así lo ha decidido el jurado pero hay otras mucho más guapas. Eso no significa que me vea fea... Será la autoestima, que siempre la tengo por lo suelos pero, a este ritmo, me lo tendré que creer (risas).

-¿Cómo es usted? Descríbanos a la Miss Sevilla que nos ha tocado este añoý

-Muy nerviosa. Aparento fortaleza pero soy muy sensible. Me duelen las cosas que me hacen. Luego me gusta el cine y la vida tranquila. Salir también pero apuesto por otro tipo de aficiones más serenas.

-Y del ambiente entre el resto de candidatas, ¿qué me dice? ¿Buena la relación con sus compañeras?

-Con lo del rumor ése que siempre se escucha de que hay una prevista para ganadora, al principio la cosa estaba más tensa aunque, conforme nos fuimos conociendo, mejoró. A mí me decían que parecía que no quería hablar con las demás pero no era así. Hay quien mira por encima del hombro. Yo no.

-¿Siente que su vida ha cambiado?

-No pienso que haya pasado eso todavía. A lo mejor en Sevilla tengo más trabajo pero no mucho más. Pienso seguir siendo la misma y, de hecho, el lunes tengo que volver al gabinete donde con lo que no creo que note el cambio tan rápido (risas).

-¿Se marcharía fuera si surgiera la oportunidad?

-Sí, pero hasta que yo no le vea la puntaý

-¿Y hacia dónde le gustaría encaminar sus pasos profesionales?

-De modelo, quedar lo mejor posible sobre la pasarela y, sobre todo lo demás, poder hacer publicidad. No lo sé. Tendrán que ir, poco a poco, abriéndose puertas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios