Una mañana gris

Comentarios 0

Haría bien el Maestranza en replantearse el formato de estas sesiones paralelas y complementarias de las óperas, porque, al igual que pasase con Vivaldi, parece abusivo cobrar por escuchar una conferencia (bastante pesada y de poco interés la de ayer, por cierto) de 50 minutos y un recital de menos de 20.

En la breve parte musical, Hässler se atrevió con las maravillosas canciones de Wagner sobre texto de Mathilde Wesendonck. El comienzo fue desafortunado, con la voz fuera de tono y el piano sin matización alguna, una monotonía expresiva que se mantuvo en el resto del ciclo. La voz de Hässler pierde la impostación en el registro grave, en el que suena hueca y sin color (varias veces en Im Treibhaus). Realizó un ataque sobre la zona superior bastante rudo, gritando más que cantando, en Schmerzen. En general, faltó una matización más delicada.

más noticias de CULTURA Ir a la sección Cultura »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios