'El método Grönholm' desembarca en Sevilla tras cuatro años de éxito

  • La obra se representará desde hoy hasta el día 16 en el Teatro Lope de Vega · El texto de Jordi Galcerán, representado en 20 países, describe desde el humor un proceso de selección de personal

El mayor fenómeno de la escena española en las últimas décadas, El método Grönholm, se representa desde hoy y hasta el día 16 en el Teatro Lope de Vega. Este retrato de la crueldad de las relaciones laborales, escrito por Jordi Galcerán, viene a Sevilla en la versión dirigida por Tamzin Townsend y protagonizada por Jorge Bosch, María Pujalte, Jorge Roelas y Eleazar Ortiz.

Para el autor del texto original, Jordi Galcerán, que presentó ayer la obra junto con los actores Jorge Bosch y Eleazar Ortiz, la clave del éxito de El método Grönholm -que se ha visto ya en 20 países, y que en España registra llenos en el patio de butacas desde hace cuatro temporadas- radica en que "toca temas humanos". La historia de cuatro personajes capaces de someterse a las pruebas más insospechadas, con la aspiración de lograr un empleo, habla según el dramaturgo de "la ambición desmedida".

La idea matriz de El método Grönholm surgió de un hecho ocurrido en la realidad: en unos documentos encontrados en una papelera, el trabajador de un supermercado recogía sus impresiones sobre las posibles candidatas a un puesto de cajera. Los comentarios "estaban llenos de frases machistas, xenófobas y crueles", apunta el escritor. "El hecho de tener el poder para otorgarles o no un trabajo le legitimaba para ser cruel, implacable", añade al respecto. La misma inclemencia rige el proceso de selección que describe esta comedia negra, con el mismo poder para generar carcajadas como para congelar la sonrisa. "Pasa como con una película de terror: media platea está sufriendo mientras la otra media está partiéndose de risa", compara Galcerán sobre su creación.

El afilado ingenio de Galcerán, que afirma escribir "pensando mucho en los actores, para que todos los intérpretes tengan su momento en la obra", tiene entusiasmado al reparto. "Es muy difícil que te caiga en las manos un texto así", asegura Eleazar Ortiz. "Lo bonito es comprobar que la gente se va a cenar y sigue hablando de lo que ha visto", opina por su parte Jorge Bosch.

Pese a la reflexión que aviva en el auditorio el espectáculo, Galcerán niega crear con la mira puesta en grandes cuestiones. "Yo nunca escribo a partir de un tema, sino de historias que se me ocurren. Nuestro trabajo es contar buenas historias, te equivocas si te preguntas cuál es el tema que va a interesar a la sociedad", mantiene.

Por último, Galcerán muestra su desacuerdo con el filme que se basaba en la obra y que protagonizaron Eduardo Noriega y Nawja Nimri, entre otros. "No estoy nada satisfecho con ella: yo escribí una comedia y ellos la convirtieron en un drama. No es una mala película, pero sí una mala adaptación", matiza el autor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios