"Hay mujeres que merecen el Cervantes y se lo dan a hombres que lo merecen menos"

Claribel Alegría, Premio Reina Sofía. Claribel Alegría, Premio Reina Sofía.

Claribel Alegría, Premio Reina Sofía. / efe

La nicaragüense Claribel Alegría recibió ayer el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana con un alegato a favor de las mujeres que durante años lucharon contra el machismo imperante en América Latina y lograron romper los muros para ver reconocido su papel en la sociedad. La Reina Sofía hizo entrega a Alegría del premio que lleva su nombre durante una ceremonia en el Salón de Columnas del Palacio Real. A sus 93 años, la poeta dijo sentirse "emocionadísima" por la distinción que corona una trayectoria literaria de siete décadas en la que siempre escribió "bajo la espuela de la obsesión". "Nací y crecí en una sociedad agresivamente machista", evocó en su discurso, en el que recordó que su "golpe maestro" para poder estudiar fue amenazar a su padre con hacerse monja o casarse con el primero que pidiera su mano para divorciarse enseguida, lo que era "un horror en ese tiempo".

Sentada en su silla de ruedas, Alegría dedicó el premio a la Reina Sofía, a su mentor, Juan Ramón Jiménez, así como a su esposa, Zenobia Camprubí, y a quien marcó su vocación, Rilke. Integrante de la Generación Comprometida, tiene a sus espaldas una dilatada carrera que estrenó en 1948 con su libro Anillo de silencio y al que siguieron otros 24 poemarios y diez novelas. Junto al galardón, dotado con 42.100 euros, se publica su antológica Aunque dure un Instante, que presentó en una rueda de prensa donde declaró, preguntada sobre el hecho de que sólo lo hayan ganado cuatro escritoras, que "hay mujeres que se merecen el Premio Cervantes, pero se lo dan a hombres que tal vez se lo merecen menos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios