El novillero Rubén Pinar se alza como triunfador en Las Ventas

  • El torero albacetense corta una oreja en una novillada de Nazario Ibáñez, desigual

Rubén Pinar cortó una oreja al último de la tarde en Madrid y a punto estuvo de salir en hombros si el presidente atiende la petición de otro trofeo en el novillo anterior. Se lidiaron novillos de Nazario Ibáñez, bien presentados y de juego desigual. Casi todos resultaron mansos, distraídos y buscaron la huida, si bien todos tuvieron un fondo de nobleza. El mejor, el tercero, un bonito ejemplar que además tuvo mucha transmisión. Alejandro Rodríguez, silencio tras dos avisos y silencio tras un aviso. Alberto Revesado, silencio en su lote. Rubén Pinar, vuelta al ruedo y una oreja. La plaza tuvo un cuarto de entrada en tarde ventosa y fría.

Rubén Pinar cuajó una buena actuación en la que puso de manifiesto el buen oficio, la disposición y el gusto que posee. En el tercero se pidió con fuerza la oreja, pero el presidente del festejo hizo caso omiso a la petición. Sin embargo, en el sexto no tuvo más remedio que concederle el trofeo solicitado. Pinar tiene oficio y gusto, atributos que lució en las dos buenas faenas que llevó a cabo, poniendo así la nota cálida en la fría tarde abrileña. Al tercero le realizó una faena de mando, en la que también hubo entrega, disposición y buen hacer, aunque la presidencia no la premió. En el sexto, con una lidia bien planteada y una estocada de efecto fulminante, esta vez el presidente no tuvo más remedio que conceder el trofeo solicitado.

Alejandro Rodríguez y Alberto Revesado no tuvieron opciones para el lucimiento con sus novillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios