En la senda de estudios innovadores

  • Investigadora químicaAcaba de recibir el XXV Premio San Alberto Magno del Colegio Oficial de Químicos de Sevilla por su tesis doctoral sobre la utilización de los residuos del proceso de elaboración del aceite de oliva

Tras cuatro años investigando en la Unidad de Procesos Industriales y Medio Ambiente en el Instituto de la Grasa, del CSIC, Bárbara Rincón acabó su tesis sobre la utilización de los residuos resultantes de la elaboración del aceite y el tratamiento del alperujo como fuente de energía una vez convertido en metano. Este labrado estudio ha sido reconocido por el Colegio Oficial de Químicos de Sevilla, que ha premiado a la joven investigadora con el premio San Alberto Magno, una "satisfacción bastante grande que no esperaba", señalaba Bárbara Rincón. El estudio comparativo, basado en el proceso de digestión anaerobia (sin oxígeno) mesófila (a 35º C) del residuo sólido del aceite, llamado alperujo, por centrifugación en dos fases, destacaba el proceso de degradación de la materia a costa de las bacterias que terminaban convirtiendo los residuos en metano, el cual, una vez purificado, puede usarse como combustible a modo de fuente de energía térmica y eléctrica. "El tratamiento del alperujo es recomendable porque se almacena y así genera mal olor, se descompone y contamina acuíferos", comentaba esta química, que actualmente cuenta con una beca en el Departamento de Ingeniería Civil y Medio Ambiente de la Universidad de Southampton (Gran Bretaña), donde estudia cultivos energéticos variantes del trigo, tema que la estimula para seguir trabajando en la misma línea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios