Así suena Sevilla en el Monkey Week

  • Casi una veintena de bandas de la ciudad acudirán a uno de los encuentros más estimulantes de la escena nacionall Monkey Week. Desde el próximo jueves hasta el sábado. Entradas para público general, 22 euros por día (viernes y sábado; noche del jueves, 18). Abono para las tres jornadas, 45. Más información y toda la programación: www.monkeyweek.org

De los encantos y de las particularidades que convierten en una cita especial el Monkey Week, el gran encuentro del sector independiente que se celebra desde 2009 en El Puerto de Santa María, habla todo el mundo, incluidos los propios grupos invitados, entre los cuales, sumados todos, ofrecerán en esta cuarta edición, del jueves al sábado de la próxima semana, casi 140 conciertos y showcases. Cabe recordar que la cita tiene una indiscutible vertiente festivalera, pero no es un festival al uso, ni siquiera, en rigor, un festival. Concebido desde el principio como feria y escaparate profesional de la música independiente nacional, el encuentro recibirá de nuevo durante la próxima semana a músicos, por supuesto, pero también a promotores, productores, discográficas, técnicos y medios de comunicación.

El concierto inaugural, la noche del jueves, correrá a cargo de Pony Bravo, Lisabö, Za! y Gipsy Aliens, una sesión de rock audaz y de alto voltaje. El encuentro siempre ofrece algún caramelito para el melómano irredento, y esta vez ese papel lo jugarán los británicos Gallon Drunk, una de esas bandas de culto y de incendiario y furioso directo, con toda seguridad mucho menos conocida de lo que merecería. Tras la muerte de su bajista Simon Wring, sus restantes miembros (colaboradores de Tom Waits, Spiritualized, los Bad Seeds de Nick Cave, Lydia Lunch o Tindersticks, por citar sólo algunos nombres de una larga lista que ofrece ya no pocas pistas sobre la experiencia y las capacidades expresivas de estos formidables instrumentistas) regresan reconvertidos en trío y tras haber publicado muy recientemente The road gets darker from here, un disco en el que de nuevo dejan dictada alguna que otra lección sobre cómo tocar rock a la vez primitivo y aristocrático con explosiones de bluesgaragero y pantanoso, del que mete fiebre de la buena en el cuerpo.

El encuentro comenzará a funcionar a pleno rendimiento la mañana del viernes. Como es costumbre, no en vano es una de sus más celebradas señas de identidad, el Monkey Week repartirá sus actividades por diferentes espacios de la localidad. Serán puntos importantes de esa malla la Plaza de Alfonso X, de nuevo el escenario principal (y que acogerá la final del concurso del Circuito Joven Pop Rock de la Junta, con seis grupos aspirantes, la mitad de ellos sevillanos: Gaggia, Freddie & The Filos y The Milkyway Express, aparte de The Wheel and the Hammond, Checopolaco y Blam de Lam); junto con otros lugares como las salas Mucho Teatro y Milwaukee Jazz Club, el Teatro Pedro Muñoz Seca, los bares Santa María o El Cielo de la Cayetana...

Una parte fundamental de la programación contempla también talleres profesionales sobre distintos aspectos del negocio o la práctica musical, conferencias y mesas redondas, pero "sin duda", dice Pablo Vinuesa, uno de los sospechosos habituales de la escena sevillana, crítico y músico ahora enrolado en una nueva aventura con Tentudía tras no pocos proyectos anteriores, "lo más atractivo del Monkey son los showcases". "La idea de convertir toda la ciudad en un escenario continuo es muy gamberra... Eso de encontrarte bandas por descubrir en cada rincón, por los bares, es genial. Los grupos que tocan por la noche, digamos los grandes, pues están muy bien, claro, pero el plan más amateur de pasar la tarde dando vueltas por el pueblo es lo mejor de todo", añade.

Lo saben quienes han vivido ya la experiencia: la visita al Monkey Week es por encima de todo una invitación a comprobar lo que se cuece hoy, y lo que se cocerá pasado mañana, en la variopinta escena independiente. Grupos que debutan, se reinventan, doblan la apuesta o muestran sus cartas para asaltar, por fin, una mayor visibilidad. Con esta vocación panorámica, inquieta, lúdica y ajena a los prejuicios nació la iniciativa. Y este año, con casi una veintena de grupos de Sevilla tocando en el encuentro, supone además una oportunidad de comprobar la salud del panorama local: "estupenda" para prácticamente todos los grupos que acuden al Puerto.

"Creemos firmemente que se ha creado una escena, y que todas las bandas tenemos mucho que ofrecer. Estamos más unidos que nunca. El ombliguismo se ha terminado. Es hora de que las cosas cambien, y así será", proclaman los miembros de All La Glory. En esto coincide, de nuevo, la gran mayoría de músicos sevillanos invitados a este escaparate, aunque desde Miraflores proponen un matiz: "También se podría decir que hay pocas bandas de rock, tratándose de una ciudad con una tradición tan a flor de piel. Por suerte, Monkey Week está abierto a estilos contrapuestos". La prueba, para quien la necesite, la próxima semana en las calles de la localidad gaditana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios