El toque solista

  • Comentamos los nuevos discos de los guitarristas Josemi Carmona, Daniel Casares y Javier Patino con la guía de los temas de puro concertismo que contienen estas obras.

De cerca. Josemi Carmona y Javier Colina. Producido por Carmona y Colina. Universal.

Picassares. Daniel Casares. Producido por Daniel Casares. GreenCowMusic.

Oro negro. Javier Patino. Producido por Fernando Sancho y Thomas Letai. Mpire.

Es en la guitarra solista, en el puro concertismo, donde vemos con toda la trasparencia al intérprete, al guitarrista, al músico. Desnudo, sin oropeles. Cuando colabora con otros músicos, de lo cual hay en estos tres discos ejemplos muy notables, se tiene que vestir el tocaor del tópico lenguaje común con el que hablan hoy todos los músicos flamencos, todos los músicos. Pero en la intimidad, a solas con sus emociones, es donde se retrata el tocaor. Es la verdadera prueba de fuego para un guitarrista jondo. Nos ocupamos hoy de tres novedades discográficas de guitarra flamenca con sus toques solistas como guía. Empezamos con Josemi Carmona (Madrid, 1971) y De cerca, un disco que firma a pachas con el contrabajista Javier Colina. Destaca en esta obra una granaína intimista, con su glissando y todo, en la línea de Ramón Montoya. Morosa, sentimental. Un dúo estricto entre Carmona y Colina. El contrabajo hace las veces del cantaor y Carmona le da la réplica con ternura y calidez. Es posible que fuera el primer toque que Pepe Habichuela le puso a su hijo Josemi: ya saben que los Carmona-Habichuela son una de las más extensas sagas de guitarristas flamencos. De hecho la granaína es un homenaje a la Tía Marina Habichuela. Una obra deliciosa por naíf. En este mismo disco Carmona homenajea a Morente por alegrías. Melodías etéreas y cantables, muy cercanas a la línea tradicional del cante, sencillas y algo reticentes pero muy lejos del énfasis característico de la guitarra actual. Y con un arreglo bellísimo. A las sutilezas de la guitarra responde Colina con la misma delicadeza y El Bandolero con sus claras percusiones. Los tangos que dan título a la obra están en la línea antillana de los trabajos de Carmona con Ketama. Un tema sencillo y cantable donde encontramos la réplica melódica de la flauta de Jorge Pardo, flamante Premio Nacional de Música.

Estos tres temas flamencos son las composiciones originales, firmadas por Carmona, que aporta De cerca. El resto del disco son estándares hispanos y norteamericanos, incluyendo la voz tostada de La Negra en Verdad amarga de Consuelo Velázquez

La trayectoria como guitarrista de Josemi Carmona se aleja mucho del flamenco tipo actual por su militancia durante muchos años en el grupo pop Ketama. Por eso tiene mucho que aportar a la música flamenca de hoy, ya que no tiene que competir con la figura enorme de su padre ni tampoco con la de Paco de Lucía y sus émulos. En los años en los que todos los guitarristas querían ser Paco de Lucía, Carmona hacía flamenco-pop. Y eso ha marcado una diferencia, una forma de ser flamenco muy distinta, característica. Porque la base jonda viene de familia, la escuela Habichuela que respiró en su casa desde antes de tener uso de razón.

Daniel Casares (Málaga, 1980) empezó siendo un niño prodigio y ahora es nada menos que un buen guitarrista. Desde luego que es más fácil ser lo segundo que lo primero y el flamenco necesita más de buenos guitarristas que de niños prodigio. La malagueña es un toque solista muy raro y Casares ha decidido abrir su obra con una malagueña rota, plena de emociones.

El tocaor abre su disco con estatismo, contemplación. Un punto de partida sombrío y lejano, turbio, para la gran cabalgada de luz que vendrá después: alegrías, bulerías, tangos, fandangos, rumbas. La malagueña es sin duda la pieza más brillante de Picassares, el homenaje del guitarrista a Pablo Picasso. Un toque con guiños clásicos pero muy personal. El garrotín está en la onda intimista que patentó Rafael Riqueni para dicho estilo jondo. Con una enorme libertad rítmica y ecos de granaínas en el potente trémolo. Una pieza sutil y evocadora, una delicia. Azul es una fantasía pop que se cierra con el himno de Andalucía. En el disco participan también Miguel Poveda, Dulce Pontes, Rubio de Pruna y Kiko Peña.

El jerezano del barrio de San Miguel Javier Patino (1974) está acreditado como excelente tocaor para el baile y el cante. Sin embargo, pocos conocen su gran condición de solista, como vuelve a demostrar en Oro negro, su segundo disco en solitario. La guitarra de Patino es de una solidez brutal, con esa seña de identidad jerezana que es el bordón poderoso. No en vano, Patino fue discípulo del Carbonero y de José Luis Balao. El toque del jerezano posee una tensión equilibrada y un sentido del ritmo absoluto, natural. La alegría es una pieza tan serena como enérgica. Las falsetas avanzan con una naturalidad pasmosa, fundiéndose con la rueda de acordes y el arreglo. La guajira es saltarina, divertida, con un fondo de melancolía melosa y entrañable. La granaína es un remanso de paz y tensión. Una obra incisiva y pletórica de bordones, con modulaciones de mucho efecto. Estática, meditativa. De ritmo interno. Una gran aportación al mundo de la granaína ya que se aleja del concepto tradicional de este toque, con un trémolo de enorme sabor. También hace Patino una escala en la malagueña, un remanso de paz que hace que el tiempo se detenga y no sepamos cuándo se va a echar a andar de nuevo. Ni nos importe. Un estado de ánimo que continúa naturalmente en el tema que da título al disco. Un corte de belleza tan extrema que se convierte en la pieza maestra de un disco más que destacable. Una obra radical, por personal. En ella, como en la malagueña, todos los tópicos y amaneramientos de la guitarra flamenca actual desaparecen como por ensalmo, introduciéndonos en un territorio sonoro completamente nuevo, conquistado por Patino, del que el jerezano es el dueño absoluto. La guitarra se hace carne caliente, verdad de a puño.

En dos de las tres bulerías se escuchan las voces jerezanas de La Macanita y Jesús Méndez, a las que se une la del Londro en las alegrías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios