El Ayuntamiento liquida ahora sus cuentas de principios de los años 90

  • El Pleno aprueba también dos créditos para poder pagar las nóminas mientras el Partido Popular critica el "desorden" económico que sufre el Consistorio mairenero

Comentarios 2

El grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe ha criticado la situación económica y financiera del Consistorio, que tuvo su expresión gráfica en el último Pleno, celebrado el pasado viernes, en el que se aprobó la petición de dos préstamos para poder pagar las nóminas de los trabajadores y se cerraron las cuentas de varios presupuestos generales de la década de los 90. Además, el Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe es uno de los municipios grandes de la provincia de Sevilla que aún no tiene aprobadas sus cuentas para el presente ejercicio, por lo que funciona con el presupuesto prorrogado de 2007.

El orden del día de la última sesión plenaria recoge como punto la aprobación de cuentas generales correspondientes a los presupuestos desde el año 1990 a 1996, en el peor de los casos casi 20 años después de que se cerraran los ejercicios. Habitualmente, en cualquier Ayuntamiento la aprobación de las cuentas generales de cada año se produce tras dar el visto bueno a los presupuestos para un nuevo ejercicio y resulta extraño que estos cierres sufran un retraso tan importante como éste. Estas cuentas generales reflejan la "liquidación" del presupuesto del año anterior y muestran, por ejemplo, el grado de cumplimiento de las inversiones previstas para ese año o los remanentes de tesorería. En definitiva, muestran de alguna forma la salud financiera del Ayuntamiento.

"Es un ejemplo del desorden que existe en este Ayuntamiento en este aspecto", explicó la portavoz de los populares en el Consistorio, Lola Rodríguez, que también recordó que aún está pendiente una sentencia del Tribunal de Cuentas sobre los presupuestos entre los años 1998 y 2001, "año en el que se descubrió un agujero fiscal que entonces ascendía a seis millones de euros y que el pasado año se elevó hasta los ocho millones de euros. Es decir ha aumentado el dinero que está sin justificar y que nadie sabe adónde ha ido a parar". El Tribunal de Cuentas ya confirmó la existencia de irregularidades en las cuentas de esos años, pero está pendiente de imponer una sanción al Consistorio por la gestión realizada en ese periodo.

La portavoz popular señaló que, además, aún faltan por cerrar las cuentas generales desde 1997 hasta 2007 y advirtió que el Ayuntamiento aún no tiene aprobado el presupuesto de este año y que funciona con una prórroga del anterior. "El alcalde se comprometió durante el último pleno a aprobarlo, junto a los cierres que quedan, antes del mes de octubre", explicó la edil del PP. Los presupuestos de 2007, que todavía siguen en vigor, ya fueron aprobados en el mes de abril, a pesar de que la ley establece que las cuentas deben ser aprobadas antes del 31 de diciembre.

El pleno del pasado viernes, además, aprobó dos créditos con el Banco de Crédito Local -por importe de un millón de euros- y Cajasol -por importe de 760.000 euros- que serán destinados a pagar las nóminas de los trabajadores. El pleno ya aprobó el pasado año una operación de tesorería similar para solicitar a los bancos hasta tres millones de euros con el mismo fin: pagar las nóminas de los trabajadores desde julio a diciembre. "Se les habrá acabado porque hemos tenido que pedir otro crédito igual, aunque en esta ocasión no han especificado el tiempo que debe durar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios