Coria del Río

Condenado a 4 años y nueve meses de prisión por violar a una autoestopista a la que recogió en su coche

  • El conductor del vehículo accedió a llevar a la joven a su domicilio, pero éste se desvió a una zona despoblada y la forzó dándole golpes en la cara. La mujer pudo zafarse tras coger unas llaves y clavárselas en un ojo.

Comentarios 5

La Audiencia de Sevilla ha condenado a cuatro años y nueve meses de cárcel a un joven que violó a una chica a la que había recogido en su coche en un polígono industrial de Coria del Río (Sevilla). Los hechos sucedieron sobre las 8 y 9  horas del 10 de julio de 2011, cuando la joven caminaba por el Polígono La Estrella de Coria del Río (Sevilla) cuando vio el vehículo conducido por el procesado J.M.M.G., al que hizo un gesto para que se detuviera y le preguntó si podía acercarla hasta su domicilio en Coria del Río por cinco euros, a lo que el procesado accedió.

Sin embargo, con intención de satisfacer sus deseos sexuales, el procesado se desvió hacia la carretera A-8052 Coria del Río-Almensilla, se adentró por un camino de tierra hasta una zona despoblada y sacó por la fuerza a la joven del coche. Entonces la arrojó sobre el automóvil, le exigió que se quitara el pantalón y las bragas y la golpeó repetidamente con los puños en la cara y en la cabeza, por lo que la mujer perdió el conocimiento por tiempo no determinado.

A continuación, el procesado la introdujo nuevamente en el vehículo, la agarró fuertemente de la cabeza y el pelo y se echó sobre ella mientras le decía frases como "date la vuelta, abre la boca". La víctima logró coger una de las llaves que colgaban del contacto del vehículo, se las clavó en el ojo izquierdo al procesado y aprovechó para zafarse y escapar hacia la carretera, donde fue socorrida por varios conductores. Según los jueces, el acusado dio una versión de lo sucedido "carente de la mínima verosimilitud" pues afirmó que, tras recoger a la perjudicada, se desvió hacia Almensilla para comprar droga "pero ella se puso nerviosa e intentó tirarse del coche".

Por su parte, la versión de la víctima tiene "contundentes corroboraciones periféricas" como las pruebas de ADN y los tres primeros testigos que la socorrieron, que "vieron salir a la carretera a una mujer desnuda de cintura para abajo, completamente ensangrentada y presa del pánico, gritando que la habían violado y la habían pegado". Dos policías locales de Almensilla oyeron el mismo relato y recogieron en el lugar de los hechos el pantalón, las bragas y un zapato de la víctima con "indicios inequívocos de la agresión sufrida y de su huida apresurada a través de cultivos hasta alcanzar la carretera".

Uno de los policías "describió expresivamente en el juicio" como la chica, después incluso de ser atendida por los servicios sanitarios, "mantenía el puño tensamente cerrado" con la llave con la que había golpeado al procesado. J.M.M.G. ha sido condenado a tres años de cárcel por un delito de agresión sexual y un año y nueve meses por otro de lesiones, así como a pagar una indemnización de 5.805 euros porque, como consecuencia de la agresión, la víctima sufrió hematomas en la cara, heridas en la frente y mucosa labial, pérdida de un diente, dolor en pie y rodilla y un trastorno por estrés postraumático agudo. Los jueces no aplican al acusado la atenuante de intoxicación por alcohol y drogas porque no se ha demostrado que tuviese alteradas sus capacidades intelectivas y volitivas pese a que tres testigos dijeron que llegó a la zona de botellona donde pasó la madrugada "morado de alcohol y drogas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios