Tribunales

Condenado por violar a una extranjera que coqueteó con él

  • El acusado abusó de una estadounidense en "un lamentable estado de embriaguez" en Los Corrales

Comentarios 6

Un juzgado de Sevilla ha condenado a un hombre de 31 años a un año de cárcel por abusar sexualmente de una norteamericana que, estando "en un lamentable estado de embriaguez", había coqueteado previamente con él en un bar de Los Corrales.

La sentencia del juzgado penal 9, a la que ha tenido acceso Efe, explica que la agresión ocurrió a las 23.30 horas del 21 de febrero de 2005 en Los Corrales, cuando el acusado J.G.M. coincidió con la norteamericana en un bar y la invitó a trasladarse a otro local.

En lugar de ello, y aprovechándose del estado en el que se encontraba la mujer, la llevó en su coche a su propio domicilio, donde la víctima "perdió el conocimiento sobre la cama del dormitorio".

El acusado, según la sentencia, le bajó los pantalones, le quitó la ropa interior y la mujer recuperó la conciencia cuando sintió un "fuerte dolor en la zona genital", momento en el que se vistió y regresó con él al bar donde habían estado.

Una vez allí, el acusado la acompañó en coche, junto con el empleado del bar, hasta su propio domicilio.

Aunque durante el juicio el fiscal retiró la acusación por falta de pruebas, la sentencia considera demostrada la agresión sexual por la persistencia de la acusación y explica que la mujer tardase cuatro días en denunciarlo "por el evidente estado de preocupación, incluso de vergüenza, que padeció tras tomar conciencia de lo sucedido".

La sentencia afirma que la denunciante estaba completamente borracha la noche de autos, pero añade que este hecho y que la víctima "coquetease con el acusado o con cuantas personas se encontrasen en el bar" no puede "en modo alguno traslucir consentimiento para mantener relaciones sexuales".

Otro dato que confirma la versión de la víctima es que otro norteamericano que se encontraba con ella explicó en el juicio que los tres "acordaron marcharse a otro bar" y él se quedó atrás mientras pagaba y recogía los abrigos, pero al salir a la calle ya no los vio.

Por ello, el juez deduce que el acusado "se apresuró a llevarse" a la víctima, que "no se opuso dado su estado de embriaguez y pese a salir a la calle sin su abrigo en pleno invierno".

Junto al año de cárcel por un delito de abuso sexual y la prohibición durante cuatro años de comunicar con la denunciante, la sentencia impone al acusado el pago de 3.000 euros de indemnización por el estado de "shock emocional y tristeza" que apreció en la mujer el médico que la vio a los cuatro días, junto a la "importante huella psicológica que la conducta que nos ocupa dejó en la víctima".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios