infraestructuras

El pacto de Estado del ministro para la AP-4 logra unanimidad de rechazos

  • El PSOE andaluz y los empresarios de Cádiz exigen claridad en el fin del peaje

Un empleado de Aumar cobra a un conductor ayer en el peaje de Lebrija de la AP-4 Un empleado de Aumar cobra a un conductor ayer en el peaje de Lebrija de la AP-4

Un empleado de Aumar cobra a un conductor ayer en el peaje de Lebrija de la AP-4 / Manuel Pascual

Comentarios 5

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, tuvo ayer otra oportunidad para zanjar la polémica suscitada ante la ambigüedad que sigue rodeando el fin del peaje de la autopista AP-4 entre Sevilla y Cádiz. El ministro, sin embargo, dio ayer otro giro, al anunciar su intención de buscar un acuerdo con el resto de formaciones políticas sobre el futuro de las autopistas de peaje en España, ante el próximo vencimiento del plazo de concesión de las más antiguas.

De la Serna pretende que un acuerdo en esta materia constituya uno de los principales puntos del Pacto de Estado sobre Infraestructuras que prevé promover próximamente, y para el que, según aseguró, ya ha mantenido contactos con distintos grupos políticos. "Este año tenemos que tomar algunas decisiones sobre las autopistas de peaje cuyas concesiones empiezan a vencer a fin de año", indicó el ministro. "Sería deseable alcanzar al respecto un cierto acuerdo político, dado que se trata de una decisión sobre el futuro del país", añadió durante su intervención en el Efe Foro Líderes.

La propuesta del ministro logró unanimidad, pero en contra. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, pidió al Gobierno central (tras las palabras de De la Serna) que se comprometa con la liberalización de la autopista AP-4, y advirtió de que "no hay excusas que valgan" para no hacerlo y mantener el peaje. La dirigente socialista se pronunció así en su cuenta oficial de Twitter. Díaz recordó que tras casi 50 años de peaje se trata de una infraestructura "más que amortizada" y aseveró en esta red social: "Urge la liberalización de la autopista AP-4 entre Sevilla y Cádiz. El Gobierno debe comprometerse".

A esta demanda se sumó también la secretaria de Organización del PSOE de Cádiz, Araceli Maese, quien advirtió de que "bajo ningún concepto los socialistas vamos a aceptar negociación alguna, trueque, cambalache ni admitir argucias políticas en relación al peaje en la autopista Cádiz Sevilla que debe finalizar sí o sí en 2019". La dirigente socialista se mostró tajante a la hora de descartar la participación del PSOE "en un pacto en el que pueda estar incluida la concesión en la AP-4, tras haber sido una condena durante 50 años para el desarrollo económico de esta provincia". "El único pacto que necesita Cádiz es el de un plan de empleo, pero parece que el Gobierno de Rajoy sólo piensa en cómo castigarnos", señaló Maese.

Sus palabras tuvieron pronta reacción desde el PP de Cádiz. Su secretario general, Antonio Saldaña, insistió en que "la AP-4 tiene fecha de caducidad tras más de 40 años, 13 de ellos con gobiernos socialistas en los que el PSOE ha mirado hacia otro lado". Saldaña afirmó que "por muchas dudas que quieran generar, por mucho que el PSOE quiera confundir, los gaditanos son listos y saben que los socialistas no han quitado el peaje cuando han podido, sino que ha sido un gobierno del PP el que se ha comprometido a no renovar la concesión"

Otra reacción en Cádiz llegó desde la patronal. El presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, aseguró tajante que "me parece bien que el ministro de Fomento quiera hacer un Pacto de Estado, que lo haga, pero sin la autopista de Cádiz; que lo haga para las nuevas o estén en quiebra".

El presidente de los empresarios insistió en que "va a ser muy difícil de defender ante la opinión pública que no se elimine el peaje cuando finalice, después de que la propia empresa concesionaria dijo que no se entendería una prórroga, o que incluso Bruselas no lo vea conveniente. Además, en ese Pacto de Estado no entraría Cádiz, donde todos los partidos, incluyendo el PP de Antonio Sanz, han sido contundentes diciendo que el peaje no se prorroga. El ministro sólo tiene escuchar el tic-tac del reloj hasta el 31 de diciembre de 2019 y no hacer nada más".

Hasta ahora, sobre estas vías próximas a concluir su plazo de concesión, el ministro tal sólo ha asegurado en reiteradas ocasiones que no se les ampliará este periodo y que revertirán al Estado, que en su momento decidirá sobre ellas. Ahora, De la Serna abre la opción de que esa decisión se tome en el marco de un acuerdo con otras formaciones políticas.

Esta negociación sería así paralela al 'rescate' y relicitación de las nueve autopistas quebradas, las más 'jóvenes', que su Departamento también prevé acometer en el año 2018. En la actualidad, media docena de autopistas, las más antiguas del país. tienen un próximo plazo de vencimiento. Así, en noviembre de este año concluye la concesión de la AP-1 (Burgos-Armiñón). En 2019, termina el del tramo de la AP-7 entre Tarragona y Alicante, y el de la AP-4.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios