Imputan a dos personas por dejar morir a una rehala de perros

  • 12 de los 51 canes habían muerto de hambre y estaban siendo devorados por el resto

Comentarios 1

La Guardia Civil de Sevilla ha imputado por un delito de maltrato de animales domésticos al dueño de una finca de Salteras, R.P.L., con domicilio en la localidad de Camas, y al encargado de cuidar a los animales, M.B.R., por abandonar y dejar morir a una rehala de perros. La actuación comenzó cuando los agentes descubrieron en una finca "un número significativo de perros, todos con evidentes síntomas de abandono".

Tras comprobar que el dueño se encontraba de viaje en Brasil, localizaron al encargado de los perros, quien manifestó que no los alimentaba porque no tenía comida, aunque sí los visitaba. Los agentes descubrieron en la finca a 51 animales de los que 12 estaban muertos y se encontraron con "algunos cadáveres parcialmente devorados por el resto de canes" y a los perros vivos en un estado "de total desnutrición, fruto de la ausencia de agua y comida por el periodo de un mes, y con todo tipo de parásitos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios