Incautados ocho kilos de heroína que viajaban en alfombras desde Kabul

  • La Guardia Civil detiene en su domicilio al vecino que esperaba dicha mercancía

Agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera y de la Guardia Civil de la Comandancia de Sevilla detuvieron ayer a un vecino de Utrera por supuestos delitos de usurpación del estado civil y contra la salud pública al recibir supuestamente un cargamento de ocho kilogramos de heroína ocultos en alfombras y procedentes de la capital afgana, Kabul.

La Guardia Civil precisó en uncomunicado que el Departamento de Aduanas de Bélgica puso en conocimiento de los agentes que en un vuelo procedente de Kabul (Afganistán) y que haría escala en Bruselas antes de aterrizar en Sevilla se había efectuado un envío por mensajería de unos paquetes con alfombras, en cuyo interior se encontraba la citada sustancia.

Por ello, los efectivos del instituto armado y los agentes aduaneros comprobaron los equipajes y, tras quedar "perplejos" por el sistema utilizado para ocultar la droga -como reconocen los agentes en un comunicado-, solicitaron a la autoridad judicial una entrega controlada de la droga. Así, después de realizar diferentes pesquisas, comprobaron que el domicilio de la persona destinataria se encontraba en una población cercana. Para comprobarin situ quién recogía la mercancía, los agentes del instituto armado se hicieron pasar por repartidores de la empresa de mensajería. Una vez en el domicilio que figuraba como destino oficial, llamaron a la puerta y les recibió una persona que dijo ser el destinatario de la mercancía, para lo que incluso aportó un Documento Nacional de Identidad. Los efectivos de la Guardia Civil pudieron observar que en el domicilio sólo había como mobiliario una mesa y una silla a modo de despacho. Una vez que se hizo cargo de la mercancía firmando el correspondiente recibí, los repartidores se identificaron como agentes de la autoridad y procedieron a la detención de M.G.A., de 36 años y vecino de Utrera, por un supuesto delito contra la salud pública y otro de usurpación del estado civil, ya que el documento que presentaba era supuestamente falso.

La heroína incautada -en total fueron ocho kilogramos- se encontraba oculta en el interior de estrechos tubos dispuestos como si fueran hilos en sentido transversal y trenzados con hilos en el otro sentido, un método que hacía que la droga se hallara muy bien oculta. Para evitar la acción policial las sustancias fueron enviadas por mensajería y se alquilaba una oficina en el lugar de destino, en la que una persona con documentación falsa recibía la droga y desaparecía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios