La Junta invertirá 36 millones para desviar el arroyo Argamasilla

  • La Agencia Andaluza del Agua redacta un proyecto que plantea desviar el cauce para evitar que cruce el casco histórico de la localidad, origen de los problemas

La Agencia Andaluza del Agua invertirá más de 36 millones de euros para acabar definitivamente con el problema de las inundaciones en Écija, uno de los municipios que hasta hace poco era uno de los más afectados por las riadas en la provincia de Sevilla debido, fundamentalmente, a las crecidas del río Genil y el arroyo Argamasilla, que cruza el casco histórico de la localidad. La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ya está en vías de solucionar el primero de los problemas -a través de la corta del Genil, actualmente en ejecución- y la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente, solucionará el segundo.

En las últimas lluvias de finales de noviembre, el arroyo volvió a desbordarse y provocó importantes daños en viviendas y locales comerciales del centro de la localidad. El Argamasilla cruza el casco histórico a través de un embovedado "cuya capacidad de evacuación es claramente insuficiente frente a los caudales de avenida del arroyo Argamasilla, lo que provoca las inundaciones", explica un informe de la Agencia Andaluza del Agua. Por ello, se ha decidido desviar su cauce para que rodee el centro urbano a través de un trazado que combina una parte en túnel y otra en un cajón de hormigón. Además, la ejecución de la corta del Genil aleja la confluencia con su arroyo, lo que también hace necesario el desvío para evitar problemas.

El proyecto en encuentra en estos días en exposición pública y está previsto que su licitación se produzca a comienzos del próximo año, con un presupuesto base de más de 36 millones de euros. La obra consiste básicamente en la captación de las aguas del arroyo antes de que entren en el casco urbano de Écija y conducirlas hasta el río Genil bordeando la población por el norte. Además, recibirá también las aguas de otros cinco arroyos por su margen izquierda. Para ello, el nuevo cauce tendrá dos tramos. El primero será un túnel de 7 metros de diámetro y más de 1,3 kilómetros de longitud, y el segundo un cajón de hormigón que en sus primeros metros tendrá una anchura de siete metros y en su punto de unión con el Genil alcanzará los nueve metros.

De los cinco arroyos, cuatro serán encauzados para conectar con el Argamasilla, mientras que el quinto -el Barrero- engancha con el tramo que va por el túnel, por lo que se ha buscado una solución también subterránea, de forma que este arroyo llegará a un pozo a partir del cual saldrá otra tubería que discurrirá por varias calles del núcleo urbano hasta conectar con la tubería del Argamasilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios