El conflicto del Consistorio y la trabajadora embarazada irá al juez

  • El acto de mediación fracasa tras la negativa municipal a la readmisión de Ana Alonso

El conflicto entre el Ayuntamiento de Palomares del Río con su ex trabajadora Ana Alonso tendrá que resolverse en los tribunales, después de que la reunión celebrada ayer en el servicio de conciliación de la Junta de Andalucía (Cemac) no tuviera éxito y ambas partes no llegaran a un acuerdo. De esta forma, Ana Alonso pedirá al juez que declare improcedente el despido de su puesto de trabajo en la televisión local el pasado 20 y que esta joven atribuye a su situación de embarazo.

Ana Alonso explicó ayer a este periódico que la abogada que representó al Ayuntamiento palomareño en esta sesión del Cemac no debatió en ningún momento la posibilidad de readmitirla en su puesto "y simplemento dijo que ellos no tenían nada que conciliar e incluso dio la sensación de que no sabía muy bien de qué iba el tema porque se le preguntaron cuestionadas con la empresa (de desarrollo local) y no supo contestarlas". De la misma forma, en ningún momento trató de defender el despido de la trabajadora ni rechazó la acusación de que ese despido fue causado por el embarazo de Alonso.

Por el momento, el Ayuntamiento simplemente se defendió de estas acusaciones cuando la información se hizo pública. Entonces, un portavoz del gobierno municipal argumentó que la decisión de despedir a Ana Alonso se debió a cuestiones de viabilidad económica de la empresa de desarrollo local que, según explicaron, tenía una importante deuda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios