Un derrumbe obliga a clausurar el consultorio y trasladar a la plantilla

  • El sindicato de Enfermería Satse advirtió a la Junta días antes de los riesgos del edificio · La población acude al centro cívico habilitado de manera provisional

Comentarios 3

El consultorio de Atención Primaria que asiste a alrededor de 4.000 personas en La Lantejuela permanece clausurado tras el derrumbe de parte del falso techo. En torno a las 18:30 del pasado miércoles las placas de escayola se desprendieron en la sala de espera y, afortunadamente, en ese momento sólo permanecía en esta zona del edificio un usuario, que no sufrió daños. A pocos metros del siniestro, en una consulta, un enfermero se encontraba realizando una cura a un paciente. "No hay que lamentar heridos, pero las consecuencias podrían haber sido nefastas, ya que este punto asistencial está abierto mañana y tarde", advierte José Caro Juan, delegado del sindicato de Enfermería Satse en el área sanitaria de Osuna.

La plantilla del SAS, dos enfermeras, dos médicos y una pediatra -que trabajan en este consultorio- ofrece ahora la atención sanitaria en el centro cívico de la localidad, un antiguo museo habilitado, que "carece de las condiciones adecuadas para la atención médica y enfermera", añade Caro. El Satse ya advirtió al SAS el pasado lunes, 22 de febrero, de los riesgos del edificio, que es de titularidad municipal, debido a un profundo deterioro agravado los últimos meses por las intensas lluvias.

Hace una semana, el pasado 18 de febrero, el delegado de Satse en Osuna realizó una inspección ocular en el consultorio y constató las humedades en el techo y las continuas filtraciones. En la consulta 2 encontraron "mucha humedad en el techo, llegando a desprenderse tierra de una pared. Las goteras forman charcos de gran tamaño con el peligro añadido de que en esta consulta hay aparatos eléctricos". Según el parte, en la consulta 1, de Enfermería, había "mucha agua en el suelo, paredes y techo. El agua gotea a través de los cables y lámparas". En las consultas 4 y 5, de Medicina de Familia y Pediatría "el agua gotea directamente por los cables y los tubos fluorescentes". Y el almacén tenía goteras que mantienen el centro siempre mojado". Pese a estas advertencias, la consultas han permanecido abiertas hasta el derrumbe del miércoles.

Ante esta situación, el Satse lamentó ayer "la dejación e improvisación de la Gerencia del Área Sanitaria de Osuna, que, conociendo el mal estado del consultorio, ha permitido que continuara abierto sin acometer reformas necesarias". Esta dejación "ha podido ocasionar una tragedia" y, por ello, el sindicato de Enfermería exige al SAS "que se depuren responsabilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios