Una empleada municipal denuncia su despido por estar embarazada

  • El Consistorio arguyó que la joven faltó tres días en el trabajo, lo que ella niega

Comentarios 118

Una empleada de la Empresa de Desarrollo municipal del Ayuntamiento de Palomares ha denunciado al Consistorio por un "despido improcedente" que atribuye al hecho de estar embarazada y a la acusación, que niega, de haberse ausentado durante tres días de su puesto de trabajo. Ana Alonso, que trabajaba como operadora y realizadora de la televisión local, presentó ante el Instituto de la Mujer la documentación que acredita que acudió de hecho a su puesto de trabajo los días 3, 10 y 12 de diciembre al adjuntar la ficha para "picar" a la entrada y salida de las instalaciones de la televisión local. Uno de esos días, concretamente el día 12, Alonso no acudió a trabajar por encontrarse de permiso, circunstancia que la joven prueba con el justificante de asuntos propios autorizado por la empresa. Alonso asegura ser la única empleada en perder su puesto de trabajo, porque otros compañeros que también fueron despedidos han sido posteriormente readmitidos.

La joven, cuyo contrato en la Empresa de Desarrollo era indefinido desde mayo de 2007 y había llegado a la sociedad en abril del año anterior, aseguró a este periódico no haber recibido explicación verbal ninguna por parte del Consistorio. "El día 17 de diciembre pasado le comuniqué a gran parte de mis compañeros de que estaba embarazada de muy poco tiempo, 6 o 7 semanas. El día 20 me llamaron a última hora del día, a las tres menos diez minutos, del departamento de personal. El abogado municipal me entregó la carta del despido disciplinario". Alonso recuerda que rechazó un finiquito de 1.728, 42 euros que le ofreció la sociedad municipal.

La joven ha sido llamada el día 2 de febrero por la delegación de Empleo al acto de Conciliación con la empresa. "No creo que vaya a asistir nadie de parte del Ayuntamiento. Mi deseo es ir a juicio". La ex técnico de la televisión local de Palomares denuncia además que el Consistorio le debe aún 13 días en concepto de horas extras. "Soy la única operadora de televisión. Cuatro días antes de Navidad, tuvieron que buscar a una persona que me sustituyera".

Alonso emprendió entonces una campaña de denuncia pública de lo sucedido repartiendo 800 folletos por las calles del municipio. Según la ex empleada del Ayuntamiento, esta práctica ya le ha acarreado llamadas telefónicas de amenaza, aunque advierte que continuará denunciando el caso. La joven señala al consejero delegado de la Empresa de Desarrollo y edil de Urbanismo, Manuel García Ogalla, como responsable del despido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios