"Hay una generación nueva llamada a reconstruir el PSOE"

  • Tras consolidarse como referente socialista con el aval de los resultados electorales, aboga por encarar la nueva etapa sin miedo al debate y la participación de la militancia

La diferencia de 23 puntos que el PSOE ha mantenido sobre el PP en las elecciones generales en La Rinconada, unido al acercamiento del PP a los socialistas en Alcalá y Dos Hermanas, impensable hasta hace poco, han hecho que Javier Fernández (1972) se haya consolidado como referente para el partido en un municipio metropolitano con proyección poblacional e industrial. Diplomado en Empresariales, se vinculó muy joven al ex alcalde y reelegido senador Enrique Abad, al que sucedió en la Alcaldía con 33 años. Está en la ejecutiva provincial y tiene claro que el PSOE debe afrontar esta etapa adversa sin miedo al debate.

-¿Cúal es la clave para que, pese a perder votos, el PSOE supere en 23 puntos al PP en La Rinconada?

-No hay una regla fija. La Rinconada es progresista, siempre se decanta por opciones de izquierda. Desde el 83 ha ganado el PSOE. También afecta a la forma de hacer política en lo local, que da confianza y garantías.

-Son las claves que se suponía que se daban en Alcalá y Dos Hermanas y el PP ya roza al PSOE.

-Se ha acercado, pero está por ver que gane, aunque es un toque importante para el PSOE de Sevilla y de Andalucía. El voto urbano se ejerce más en clave nacional.

-¿Y por qué el discurso del PSOE no cala en las zonas urbanas?

-Hay un nubarrón tan grande que lo marca todo. Hemos intentando explicar un buen programa, pero no ha llegado. La gente no ha votado un proyecto sino un cambio sin saber a dónde. Nadie gana elecciones con cinco millones de parados. En ciudades medias o grandes como Alcalá y Dos Hermanas el voto es más impersonal. En las pequeñas cuenta más lo local.

-En Los Palacios ganó el PP.

-Requiere un análisis especial. El PSOE sabe tomar nota. Es anormal que IU gane en las municipales, algo que no esperábamos, y en las generales el PP. Algo estamos haciendo mal para que en municipios similares hayamos mantenido el voto y aquí la gente nos haya abandonado como lo ha hecho.

-¿Le están teniendo más en cuenta en los foros de debate que hay abiertos en el PSOE? ¿Le tratan ya de nuevo bastión socialista?

-Estamos muy contentos, hemos sacado 5.000 votos al PP, casi los que suman Alcalá y Dos Hermanas, y en mayo tuvimos los mejores resultados del país en municipios de más de 20.000 habitantes. Pero somos humildes y son resultados del PSOE. Estoy en la dirección provincial desde 2004. La Rinconada siempre ha sido tenida en cuenta. Doy mi opinión donde creo que hay que darla y estoy dispuesto a colaborar con el PSOE de Sevilla y el andaluz. De ahí a que La Rinconada sea un bastión... Cada uno que le ponga nombre. Yo estoy concentrado en ser alcalde.

-¿Cómo cree que deben plantearse estos meses? Si repite resultado, el PP gobernaría la Junta.

-La diferencia que el PP ha sacado es de 9 puntos, las encuestas llegaban a 14. Es peleable. Son elecciones distintas y es un acierto que se hayan convocado por separado para centrar el debate en Andalucía. Las políticas que le afectan a la crisis emanan de Madrid. Hay que hablar de nuestras competencias, las políticas sociales, sanitarias, educativas y explicar qué hacen unos y otros cuando gobiernan. El PP no puede presentar grandes avales, gestión, ni lealtad institucional. No va a ser fácil y la irrupción de otras fuerzas puede complicar más el arco iris político, con los casi 200.000 votos de UPyD y el papel de IU.

-¿Son la llave del PSOE para mantenerse en el gobierno?

-Si dijera que no estamos pensando en el día después, mentiría. Aspiramos a ganar con mayoría suficiente. Pero bien por eso o porque un esquema de fuerzas lo permita, en Andalucía se debe seguir construyendo una mayoría de progreso. El PSOE, que no generó esta crisis, ha sido suficientemente castigado en las urnas. Desde Andalucía se puede empezar la recuperación del PSOE, siempre ha sido así.

-¿El PSOE no se ha equivocado al gestionar la crisis?

-Sí. Los ciudadanos son inteligentes y, en democracia, siempre llevan razón. Si tienes una mayoría como la de 2008 y a los tres años los peores resultados de tu historia el problema está fuera. Ahora no hay que tener prisas desde el punto de vista ideológico y del debate.

-¿Declaraciones como las de Alfonso Guerra censurando el esquema de que "los jovencitos y las mujeres primero" les ayudan? Usted es un "jovencito".

-Todas las opiniones son positivas. No sería bueno que se produjera una involución con sectores del partido que ya estaban en segundo plano, ni que se ignorasen sus opiniones. Hay una savia, gente que ha ganado elecciones, otra generación que, en teoría, está llamada a coger las riendas, sin una refundación del partido, que tiene sus ideas y sus valores. No hay que tenerle miedo a hablar. Es buena la mezcla intergeneracional, aunque sé que lo que digo no es fácil. González, Guerra, Chaves deben ser tenidos en cuenta, pero el PSOE está llamado a cambiar, a poner otras caras, tan válidas como esas al frente y demostrar que nos renovamos.

-Deduzco en que el debate sucesorio se decanta por un perfil como el de Carme Chacón.

-El momento es para no precipitarse. El PSOE está llamado a hacer una oposición constructiva pero implacable. Tenía claro que Rubalcaba era la persona que debía ser candidato a la Presidencia, como tengo claro que no puede ser secretario general del PSOE sin un debate profundo, donde se tenga en cuenta a la militancia. Si después, se apuesta por Rubalcaba, perfecto. Pero la decisión no puede estar en un comité federal o en los líderes regionales.

-¿En unas primarias?

-Donde el militante se sienta representando y pueda opinar. Hay una generación nueva que está llamada a reconstruir el PSOE.

-¿Puede que en esa pugna surjan más nombres, por ejemplo, desde Andalucía?

-No hay que cerrar nada. Desde Andalucía puede haber liderazgo, por qué no. Los momentos más importantes de esta organización se han vivido con andaluces al frente.

-¿En qué medida va a perjudicarles esa falta de liderazgo en Madrid a las elecciones andaluzas?

-El proceso debe distraer lo menos posible al PSOE-A. Hay que poner a un equipo para ayudar a consolidar al PSOE de España y que Andalucía salga fortalecida. Pero donde nos la jugamos es en los comicios de marzo. La ejecutiva andaluza está fuerte para encarar el proceso, una batalla dura. El liderazgo de Griñán se verá fortalecido si el congreso federal en el que se que recomponga al partido es en Andalucía.

-¿Ha habido nuevos movimientos de críticos y de las agrupaciones disconformes?

-El PSOE ha ganado en Sevilla con el mejor resultado del país, en 80 municipios, la dirección de Viera ha salido fortalecida. En la capital ya se cerraron filas en torno a Juan Espadas que llegó para quedarse.

-¿Puede pasar con los ERE como con la crisis cuando la negaron?

-Tenemos la tranquilidad de que la Junta ha dado los pasos oportunos para colaborar la Justicia, aunque el PP va a utilizar todo por arañar votos. El ciudadano quiere una campaña positiva, de propuestas, en la que se le plantee qué pasa con su empleo, con las políticas sociales y los recortes y debemos dejar claro que han sido muchos los cambios que se han dado en Andalucía en 30 años y que todos han venido del PSOE. Es bueno saber de dónde venimos.

-Con las cifras de paro hemos vuelto atrás y parecía que Andalucía se iba a equiparar a Alemania. Y se sigue identificando desempleo con el voto al PSOE.

-Todos hemos sido responsables al creermos que éramos una cosa distinta. Los datos de empleo están ahí, son indeseables y la coyuntura ha hecho que hayan escapado a nuestro control. El PSOE ha puesto medios para mantener la cohesión social con las políticas sociales. No sé qué pasará ahora. En cuanto a los insultos a Andalucía sobre el paro y el voto es una constante de la derecha nacional que la ve como una tierra inferior. También pretende generar un debate interno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios