El portón de la parroquia de la Magdalena recupera su taracea original

  • La restauración estará lista para Semana Santa después de casi tres meses de trabajo de un artesano ebanista local

Cuenta Darío Segura, un artesano ebanista de Arahal, que durante generaciones los vecinos del municipio han atravesado las puertas de la monumental Parroquia de Santa María Magdalena casi sin reparar en la valía del cancel de madera. El barniz oscuro con el que se unificaron en el siglo XVIII las viejas y nuevas maderas que se le añadieron para adaptarlo a las mayores dimensiones del templo, que fue reconstruido tras el terremoto de Lisboa, hizo que el trabajo de taracea del portón original, del siglo XVI, casi cayera en el olvido.

Pero, después de casi tres siglos y gracias al empeño de párroco José Quirós, el cancel de taracea volverá a lucir con todo su esplendor y sólo con el tamiz y el caché que aportan los años. Será la próxima Semana Santa, para cuando está previsto que culminen unos trabajos de restauración que se iniciaron el 22 de diciembre y que han sido posibles gracias a una aportación de la Obra social de Cajasol, a la que se dirigió la parroquia, por un montante de 9.000 euros.

Según explica el propio Segura, que se ha encargado directamente de la rehabilitación con la ayuda de otras dos personas durante algún tiempo, la "gran calidad" de la taracea de la que está hecho el cancel ha sido "un auténtico hallazgo". Todas las piezas que lo conforman proceden de maderas nobles, como el ébano, el limoncillo y el cedro real, que se han extraído, limpiado y vuelto a colocar con mucho cuidado. La taracea está compuesta de lacería geométrica típica de la ebanistería mozárabe.

Las piezas que faltaban se han repuesto utilizando maderas del mismo tipo, recortadas por el restaurador con la ayuda de su padre, también maestro ebanista, recicladas de muebles antiguos que Segura tenía guardadas y clasificadas en su taller. El resto de la puerta, de madera de pino-tea también se ha tratado.

También se ha intervenido en un facistol y en parte de las piezas que faltaban en el mueble del órgano, aunque son sólo una mínima parte de la impresionante sillería del coro, que según el restaurador está entre las mejores de Andalucía, y del órgano barroco, que requiere de una intervención mucho más compleja y costosa, ya que en la actualidad sólo funciona el diez por ciento de su teclado, aunque se confía en el impulso del párroco para la recuperación del templo.

La Parroquia de Santa María Magdalena, que es la iglesia matriz y alberga a la patrona del municipio, es una de las mayores de la provincia Sevilla. Su construcción se remonta al siglo XIII, aunque el edificio actual data casi en su totalidad del año 1840 y es de estilo neoclásico, fundamentalmente. Es el templo principal de la Semana Santa arahalense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios