El agua vuelve a anegar una veintena de casas de Badolatosa

  • Las crecidas de los ríos no afectaron a otros municipios de Sevilla, aunque se mantiene la vigilancia

A pesar de la situación de "especial vigilancia" en la que se mantuvieron ayer los servicios de Protección Civil y emergencias por la posibilidad de que algunos cauces se desbordaran a su paso por municipios de Sevilla, la jornada fue, al cierre de esta edición, relativamente tranquila. Salvo para los vecinos de Badolatosa que vivieron un día más de pesadilla -y ya van 20-, con una veintena de casas afectadas por la crecida del río Genil, a causa de los desembalses en el pantano de Iznájar y la reducción de la capacidad del cauce a su paso por el municipio. Cuatro viviendas siguen desalojadas.

Pero no hubo incidencias en Lora del Río, donde el Guadalquivir incluso bajó de nivel durante la jornada. Tampoco en Peñaflor, donde la crecida del río por los desembalses sólo afecta a varias fincas de labor de la ribera. En Écija, el río Genil estuvo muy por debajo de los 4,5 metros a partir de los cuales se desborda hacia a la Isla del Vicario. Así las cosas, los servicios de emergencia sólo desalojaron de madrugada a tres familias de El Palmar de Troya, en Utrera, de forma preventiva por el desembalse del pantano de Torre del Águila, en el mismo término municipal, aunque pudieron volver a lo largo del día.

En Badolatosa, la nueva crecida del Genil se produjo por la noche, cuando llegó al pueblo el agua del pantano de Iznájar, cuyo desembalse había aumentado por la mañana de 100 a 120 metros cúbicos por segundo. Así, el río volvió a entrar en una veintena de viviendas, que ya habían sido limpiadas en algunos casos. De hecho, en los días anteriores sólo quedaban siete con agua. Ayer, alcanzaba el metro de altura en algunos inmuebles y 30 ó 40 centímetros en el resto, según informaron fuentes municipales, que insistieron la desesperación y el desánimo de los vecinos afectados. Y es que nada se puede hacer para frenar estas crecidas, ya que hay calles que están incluso por debajo del nivel actual del río.

Los responsables de la CHG ya se han comprometido a hacer un estudio y tomar medidas cuando el agua se retire. El Ayuntamiento y los vecinos denuncian que esta riada se debe a la drástica reducción del cauce a su paso por el municipio por los restos arrastrados por otras riadas y que no se han limpiado en los últimos años. Para hoy, el Servicio de Coordinación de Emergencias 112 mantiene el "mensaje de especial vigilancia" en los municipios de ribera, aunque no hay alerta por lluvias en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios