AGROINDUSTRIA

Fresas para la belleza

  • Una empresa onubense desarrolla tecnologías para aprovechar el fruto desechado en alimentos lácteos. El CIT Adesva promueve la investigación de las aplicaciones cosméticas y para la salud del producto.

Hudisa Desarrollo Industrial es una empresa representativa del sector fresero. Se dedica a poner en valor el fruto de destrío, es decir, aquel que tiene una calidad insuficiente para ser ingerido. En el mundo de la fresa no hay nada desaprovechado, y ahí está Hudisa para demostrarlo. Todos los días recibe unidades que son convertidas en puré y otros derivados nutritivos; el producto resultante es vendido, entonces, a empresas fabricantes de productos lácteos.

La empresa, con sede social en Lepe, está desarrollando una nueva tecnología de proceso que reduce la cantidad de residuos, con la consiguiente mejora del resultado. El Centro de Innovación y Tecnología de la Agroindustria Onubense, gestionado por la asociación Adesva, impulsa el proceso investigador del “impacto y el potencial de los nuevos productos y subproductos obtenidos por las mejoras del proceso”, en palabras del coordinador del proyecto, José Bourre.

La idea básica es determinar el contenido exacto de antioxidantes, como puedan ser el ácido ascórbico, los polifenoles y Omega3, en el contenido del aceite de semilla de la propia fresa y en otros subproductos obtenidos en el proceso de transformado. Son elementos habitualmente añadidos a alimentos funcionales y en la dieta de los deportistas, pero también pueden servir como base de productos cosméticos y farmacéuticos. Así, y aunque todavía la investigación se encuentra en pleno desarrollo y sin conclusiones firmes, se puede estimar que puede tener un efecto antioxidante sobre la piel. Y, también, un beneficio para la salud evidente en lo que se refiere a la prevención del cáncer y de enfermedades degenerativas.

En la investigación científica están involucrados investigadores del Departamento de Ciencias Agroforestales de la Universidad de Huelva, el Instituto de la Grasa del CSIC en Sevilla y la Universidad Autónoma de Madrid. El trabajo del Centro de Innovación de Adesva consiste en buscar la financiación pública y en desarrollar todo el trabajo técnico y logístico del proyecto. En este caso, ha conseguido la colaboración de Benoit Fillion, un doctor francés en ingeniería química, experto en alimentos funcionales, y especialmente en Omega3, que tendrá una misión: analizar qué subproductos de la fresa y qué componentes químicos pueden ser más valorados en los mercados europeos. Éste es un ejemplo claro de vinculación entre la labor investigadora y la visión comercial de cara al mercado exterior. De hecho, y al margen de este proyecto en concreto, Adesva quiere presentar un dossier científico en Bruselas que avale los beneficios para la salud en el consumo de la fresa.

No sólo hay mejora en la salud. Hudisa, a través del grupo onubense, también está explorando las posibilidades de usar los subproductos de la fresa como biomasa para la generación de energía térmica.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios