TELEFONÍA MÓVIL

35 años de llamadas sin cables

  • Martin Cooper, un ingeniero de Motorola, fue el inventor del móvil > España cuenta con cerca de 50 millones de líneas. Casi el 83% de los andaluces lo usa

Hace 35 años Martin Cooper, un ingeniero de Motorola, realizó la primera llamada de móvil. Siete lustros que han generado cifras con decenas de ceros detrás: tres mil millones de móviles en el mundo, dato que representa la mitad de la población global; cincuenta millones de líneas en España, en una población de 44 millones de habitantes; el 83 por ciento de los andaluces usa este dispositivo e integra un lucrativo negocio que no deja de crecer en paralelo a la importancia que el móvil tiene en el día a día.

El 3 de abril de 1973 Cooper estaba en una calle de Manhattan cuando quiso hacer una llamada. Cogió su terminal Dyna-Tac, el prototipo de móvil en el que estaba trabajando entonces, marcó el número de su rival, Joel Engel, responsable del departamento de investigaciones y proyectos de los laboratorios Bell, presionó la tecla de llamada, hizo señal a través de la conexión con la red fija y cuentan que dijo: “Hola Engel, te llamo desde mi móvil”.

A pesar de que ésta fue la primera llamada de móvil tal y como lo entendemos hoy, el hombre llevaba décadas investigando para prescindir en sus comunicaciones de los cables que lo mantenían atado a la línea fija. Se dice que las guerras agudizan el ingenio, y no sólo en el terreno armamentístico. Ya en la Segunda Guerra Mundial la compañía estadounidense Motorola se hallaba en la búsqueda de una tecnología que permitiera la comunicación a distancia entre tropas. Lanzó al mercado su primer modelo de Handie Talkie, el H12-16, un dispositivo basado en la transmisión mediante ondas de radio que, a pesar de trabajar con un espectro que se podría calificar de ridículo (550MHz), supuso una revolución enorme, según Jorge Blanco, autor del estudio Telefonía móvil: palabras en el aire del Observatorio Tecnológico.

A España, sin embargo, esta tecnología tardaría en llegar unos años. No fue hasta 1977 cuando la compañía Telefónica comenzó a ofrecer el servicio TAV (Teléfono Automático de Vehículos) a través de la tecnología analógica. Ya en 1983, se emopezaron a comercializar los primeros terminales, muy pesados, y reducidos a muy pocos abonados y, sobre todo, a altos cargos de la Administración. Los recuerda Antonio Blasco, ahora director técnico de la Radiotelevisión andaluza (RTVA) y en los 80 trabajador de Intelsa, compañía que junto con Ericsson y Telefónica creó las primeras estaciones base para las señales móviles. “Cuando nace Canal Sur, en 1989, para realizar las conexiones con la central se utilizaban estos móviles de primera generación. Pesaban unos 12 kilos y eran una pequeña maletita con un auricular. A pesar de ser poco funcionales, estuvieron en uso bastante tiempo dentro de la casa”, comenta Blasco. Después de la maletita, con la que los compañeros de radios y televisiones iban cargados a las ruedas de prensa, según recuerdan los profesionales de la época, se pasó al famoso ladrillo. “Eran móviles de mano, muy caros y pesados con la antena visible”, recuerda Blasco.

En 1992, durante la Expo de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona, se realizan las primeras pruebas con el sistema digital GSM (Global System for Mobile Communications). Son los móviles de Segunda Generación, que permiten, mediante una serie de protocolos, la mejora en las llamadas y la integración de nuevos servicios como los mensajes cortos. Hablar sólo de los populares sms a estas alturas suena ridículo. El mercado, en constante renovación, ofrece terminales tan multifuncionales como la PDA, “una herramienta para estar más atado al trabajo”, como la definen sus usuarios.

Según Iñaki Cabrera, director de Marketing de Publicidad en el Móvil de Vodafone España, “desde el nacimiento comercial del teléfono móvil, el uso de este dispositivo ha evolucionado de una manera vertiginosa y hoy en día es el mejor medio para poder estar en contacto. Pero hay que tener en cuenta que aunque parezca que estamos a punto de tocar techo, aún quedan muchas cosas por ver. El eje fundamental sobre el que gira y girará la evolución de los teléfonos móviles es la convergencia: las cámaras digitales, los MP3, las PDAs... convergerán en un único dispositivo, el teléfono inteligente, con el objetivo de poder usarlo en cualquier momento y lugar”. Coincide en esta idea Antonio Medina, coordinador territorial de Operaciones Móviles para Andalucía. “En el trabajo, y especialmente en puestos que requieran movilidad o disponibilidad, con el móvil se ha ganado en eficacia y flexibilidad”, dice Medina, que asegura que hace una llamada cada media hora aunque “últimamente cada vez usa más el móvil como transmisor de datos”.

Pero la tecnología evolucionará dando un paso más. Con motivo de la efemérides, Cooper ha declarado que en unos 15 ó 20 años espera que la gente tenga insertados aparatos en el cuerpo que ayuden a diagnosticar y curar enfermedades. Así se medirán las características de nuestro organismo cuando está enfermo y se transmitirán los datos a un médico o a un ordenador para recibir el diagnóstico inmediatamente. Con este sistema, se resolvería también el problema de la duración de la batería del móvil, utilizando como suministro la propia energía que genera nuestro cuerpo. Suena a ciencia ficción pero debe tomarse en serio: lo dice uno de los genios del siglo XX.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios