MONTORO-ADAMUZ

El buitre, el rey de Hornachuelos

  • En el Parque Natural cordobés se halla la segunda colonia más importante de buitres negros de Andalucía

Suaves ondulaciones caracterizan al Parque Natural de la sierra de Hornachuelos, en la parte occidental de la provincia de Córdoba con una extensión de 60.000 hectáreas. El agua de los ríos Bembézar, Guadiato y Retortillo que bañan la sierra favorecen una gran diversidad de flora y, sobre todo, fauna en Hornachuelos. Ciervos, jabalíes, lobos, meloncillos y nutrias se reparten por todo el parque. Por lo que los amantes de la naturaleza y del senderismo encuentran aquí su particular paraíso terrenal.

Declarado Parque Natural en 1989, en su interior se encuentra el embalse de Bembézar, en cuyo entorno puede observarse una vegetación típicamente mediterránea con especies como la encina, el alcornoque, el pino piñonero y el quejigo, así como rapaces y aves acuáticas, como los patos y cormoranes. No hay que olvidar que en los bosques de este parque natural anida la segunda colonia más importante de Andalucía de buitres negros y tres colonias de buitres leonados. Así, dada su importancia y para no intervenir en el proceso reproductor de las aves que anidan en esta zona, sólo se permite el acceso al embalse de personal no autorizado durante los meses de octubre, noviembre y diciembre. A pesar de esta limitación, existen senderos que discurren junto a afluentes del río Guadalquivir y que son accesibles.

Entre las posibles excursiones por la sierra de Hornachuelos se encuentra la denominada “ruta cinegética”. El nombre se debe a que en esta zona es común practicar la caza de ciervos y jabalíes, de hecho, las monterías constituye una de las principales fuentes de ingresos. Otros recursos económicos de la zona son el corcho, el ganado porcino y la apicultura.

El recorrido comienza en Posadas, localidad cordobesa que ha quedado inmortalizada en la literatura de Andalucía porque fue aquí donde se materializó el relato de La Florida del Inca, escrita por Garcilaso de la Vega. En Posadas se hallan restos de asentamientos romanos y árabes. Entre su patrimonio artístico y monumental destaca un castillo y las torres árabes de Ochavo y Guadacabrilla. La parroquia de Santa María y la ermita de Jesús son otros de los enclaves turístico de Posadas, un lugar de cruce de caminos y veredas, tal como lo demuestra los restos de la Cañada Real.

Tras visitar este municipio, el itinerario continúa hasta Hornachuelos, a unos 16 kilómetros, donde es aconsejable degustar sus sabrosos chorizos de ciervo. Una vez recuperadas las fuerzas, la excursión continúa por su muralla y el castillo que la acompaña.

Pero si el visitante se queda con ganas de más, la sierra de Hornachuelos guarda más sorpresas, como por ejemplo las pinturas rupestres ubicadas al norte de la sierra y los enclaves de Almodóvar del Río y Villanueva de Córdoba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios