betis - leganés | minuto cero

El regreso de Rubén a Heliópolis

  • El canario vuelve al Villamarín 245 días después, aunque partirá desde el banquillo

  • El futuro del punta todavía no está definido

Rubén Castro sonríe tras el pasillo que le realizó el equipo en su primer entrenamiento. Rubén Castro sonríe tras el pasillo que le realizó el equipo en su primer entrenamiento.

Rubén Castro sonríe tras el pasillo que le realizó el equipo en su primer entrenamiento. / antonio pizarro

Comentarios 2

El encuentro de esta noche posee numerosos alicientes en verdiblanco y uno de ellos tiene a un protagonista especial: Rubén Castro. El delantero canario, que lleva entrenándose con el equipo desde el 2 de enero, regresa al Benito Villamarín 245 días después. Su último partido en Heliópolis se remonta a la penúltima jornada de la pasada temporada, el 14 de mayo, cuando los verdiblancos igualaron ante el Atlético (1-1), con Alexis Trujillo en el banquillo bético.

Mucho ha cambiado el Betis desde entonces y también la situación de Rubén Castro. Tras su cesión al Guizhou Hengfeng Zhicheng de la Superliga china, el delantero ha regresado para quedarse. Ésa es al menos su primera intención, con ese reto de superar a Hipólito Rincón como máximo goleador bético en Primera como meta más inmediata. Pero el futuro del canario no está definido. Con contrato en vigor hasta el final de temporada, Rubén renovaría automáticamente por un año si cumpliera los requisitos que aparecen en su contrato, aunque su deseo es el que club se lo asegurase sin esperar a estos objetivos. Por ahora, los mensajes de los dirigentes van en otra dirección, a la espera de lo que suceda en las próximas semanas tanto con el rendimiento del propio Rubén como con los movimientos en la plantilla.

Y es que el Betis tiene en mente reforzar la delantera en este mercado invernal, si se pone a tiro alguna de las opciones que vienen manejando los técnicos. Como informó este domingo este periódico, otro canario, Sandro Ramírez, es el principal objeto de deseo del vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, aunque su llegada no es sencilla. La competencia por su contratación, tanto de equipos de la Liga como de otras zonas europeas, y el alto coste de la operación son obstáculos para que la llegada de Sandro tuviera luz verde.

Si finalmente se concretase la negociación, el club verdiblanco aumentaría la competencia en la delantera, donde además de Rubén Castro, Sergio León viene adquiriendo galones. Así, el escenario para el canario, que también cuenta con otras propuestas, sería distinto. Pero, a la espera de acontecimientos, hoy será un día especial para Rubén, que regresa con su gente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios